Importancia de la administración

Importancia de la administración

Hola amigo lector, bienvenido nuevamente a nuestro blog, hoy quisiera poner a tu consideración nuestras impresiones sobre la importancia de la administración.  Esta es una ciencia social y técnica cuyo objetivo principal es que una organización pueda obtener el mayor beneficio posible a partir de los objetivos y metas que se ha trazado. Para ello se encarga de la planificación, organización, dirección y control de los recursos de cualquier índole que sean gestionados dentro de la organización; pudiendo estos ser tiempo, financieros, materiales, humanos, tecnológicos, conocimiento, entre otros. Los conceptos más innovadores incluso llegan a asociar el cumplimiento de las metas y objetivos organizacionales con los objetivos y satisfacciones personales del capital humano implicado. Así mismo asumen, en la creación de las estrategias de negocio, la aceptación y conformidad de los clientes como un factor tan importante como pudieran ser la gestión de los procesos de negocio, las fuentes de financiamiento y el conocimiento o Know-How que se tiene o se desea alcanzar.

La importancia de la administración para los negocios modernos es tan alta y valorada que muchas personas asocian una buena aplicación de esta rama de las ciencias sociales con el éxito o fracaso de una organización. Actualmente tenemos a nuestra disposición cientos de miles de materiales, puntos de vista, casos de éxito, ejemplos, libros, metodología, escuelas, en fin, muchos recursos que permiten a los administradores aplicar todas las herramientas a su alcance para facilitar el cumplimiento de las metas trazadas. Pero no siempre fue de esta forma, como ciencia al fin y su muy intrínseca relación con el desarrollo social del hombre, la administración ha sido objeto de un largo proceso evolutivo que ha permitido que alcance el avanzado estadío que ostenta en la actualidad.

Importancia de la administración. Historia de la ciencia.

Importancia de la administracion historiaSiguiendo su rastro en la historia, podremos constatar que es un concepto muy antiguo cuyo origen cierto y exacto se pierde entre las grandes civilizaciones del mundo antiguo. Las teorías más aceptadas colocan sus inicios en la época donde los hombres comenzaron a realizar grandes obras, principalmente arquitectónicas, que requerían una complejidad de gestión de recursos más alta de la que hasta ese entonces había necesitado. Su gestión dejaba en ese momento la simplicidad de los límites del hogar y sus propias cosechas, caza o recolección para plantearse metas que con sus propios recursos sería imposible alcanzar, por lo que necesitaría poder gestionar el de otros a su cargo. Se piensa que el sobrecumplimiento de las producciones agrícolas, artesanales o de otra índole en las tareas que desempeñaba el hombre y la aparición del comercio como vía de intercambio y obtención de bienes, también fue uno de los momentos que pudo haber marcado el origen de la administración. Ambos momentos están muy relacionados por supuesto con culturas como la sumeria y la egipcia que se caracterizaron por el desarrollo del comercia a una mayor escala y la construcción de grandes obras arquitectónicas como las Pirámides.

Los griegos y romanos, como imperios prominentes del mundo antiguo también hicieron sus aportes al concepto de administración. No solo en la gestión de sus exitosas organizaciones militares sino en la de todos los recursos que se movían a lo largo de toda su extensión territorial. Existe evidencia de una emergente contabilidad y planeación de recursos en ambos ejemplos y de ciertos e incipientes estudios sobre la gestión de personas en función de organizarlas en el cumplimiento de determinadas tareas. La introducción de los números árabes, el desarrollo de las matemáticas y los registros contables también fueron aportes que apoyaron grandemente las gestiones administrativas de la época. Más tarde la iglesia como uno de los polos más importantes de conocimiento y poder seguiría aportando elementos a las ciencias administrativas y aplicaría novedosas formas de gestión de recursos que la harían poseedora de las más grandes riquezas del mundo.

Para 1494 surge el método contable de partida doble, el cual se utiliza aun en la actualidad y que brindaría una potente herramienta de planeación y control sobre los recursos financieros, dando paso con ello a una ya oficialmente naciente administración. Pese a ello, no es hasta el siglo XIX, con el ritmo impuesto al mundo por las revoluciones industriales, cuando se hacen las primeras publicaciones sobre “Administración” con un enfoque científico y se deslinda como una ciencia hija de la contabilidad.

Durante el siglo XIX la administración es objeto de estudio por parte de varios economistas clásicos quienes hacen grandes aportes al incipiente concepto. Entre ellos se destacan la creación de métodos de planificación, asignación y control de recursos, estandarización de procesos, fijación de precios, parametrización de la calidad y creación de procedimientos de trabajo, introducción de métodos analíticos a la contabilidad, entre otros que seguirían significando la importancia de la administración para el desarrollo industrial de la sociedad.

El siglo XIX marcó grandes pautas en el desarrollo de casi todas las ramas de la ciencia, las cuales empezaron a unirse y mezclarse en casi todos los procesos productivos. Es así que para la llegada del siglo XX la Administración ya incorporaba elementos de ingeniería, sociología, psicología, teoría de sistemas, matemáticas, relaciones industriales, entre otras. El nuevo siglo estaría marcado por la complejización de las organizaciones y con ello se fue complejizando también el concepto de administración. Este pasaría a formar parte el objeto de estudio de varias escuelas que irían dándole forma hasta llegar al concepto que conocemos hoy. Por supuesto, es importante destacar que, como ciencia al fin, la administración en su dialéctica continuará evolucionando aparejada al desarrollo económico, político, científico, tecnológico, social, etc., de la sociedad humana.

Importancia de la Administración de Empresas

Importancia de la administracion de empresaLa administración de empresas es un campo muy amplio que incluye muchos tipos de gestión de organizaciones. Actualmente es una especialidad que, bajo diferentes nombres, se estudia como carrera universitaria de grado y postgrado en varios países del mundo. Hace varias décadas el mundo experimenta un acelerado proceso de cambio y evolución de las formas de producción, comercialización y consumo de bienes y servicios. Si antes era importante realizar una buena gestión de recursos en función de obtener resultados actualmente es un punto del cual depende no solo el éxito financiero de una organización, sino también su propia existencia.

Tanto en las empresas transnacionales más grandes hasta en los pequeños y medianos negocios independientes (PYME), cada operación necesita del cuidado hábil de uno o varios administradores para tener mejores posibilidades de éxito. En todas las organizaciones, sea cual sea su tamaño, deben realizarse con la mayor precisión posible cada una de las tareas o fases que plantea la admiración de lo contrario es muy probable que las cosas no terminen según lo esperado. Los administradores también deben desdoblarse en función de la gestión del capital humano, a la par de los demás recursos empresariales pues el entusiasmo y la disposición positiva de las personas son dos de los elementos de mayor peso en el cumplimiento de las metas y objetivos. Las personas motivadas y organizadas, pueden fomentar el crecimiento de los negocios mientras que aquellas apáticas y escépticas comprometerán, sin dudas, el éxito de estos.

En cualquier empresa, cada acción diaria es tan importante como las estrategias a largo plazo. En este sentido la administración de empresas brinda la posibilidad de conocer elementos de gran importancia como la dinámica del liderazgo, la ética, la necesidad de incorporar y desarrollar las tecnologías de la información en función del negocio, el fomento de las relaciones internacionales y la gestión del conocimiento.

Algunas funciones importantes del Administrador de Empresas

  1. Trazar y desarrollar objetivos de trabajo, estrategias de negocios, planes de desarrollo, reglas y técnicas administrativas, de control y departamentales.
  2. Supervisar y dirigir las actividades contables, presupuestarias, financieras y comerciales de una organización.
  3. Administrar el trabajo de una organización a todos los niveles departamentales desde la administración general hasta otros departamentos como operaciones, ventas, comercial, marketing, tecnologías, capital humano u otros.
  4. Gestionar las actividades generales relacionadas con la fabricación de productos y servicios.
  5. Fomentar la utilización, desarrollo y actualización de las últimas tecnologías en función del desarrollo del negocio y el éxito de las metas trazadas.
  6. Propiciar intercambio con los trabajadores, directivos y ejecutivos sobre las operaciones diarias de la empresa y el cumplimiento de las estrategias a largo plazo.
  7. Revisar, analizar y aprobar contratos y acuerdos con socios, proveedores, clientes y otros actores necesarios para éxito de la organización.
  8. Analizar estado de las ventas, estados financieros y otros indicadores de rendimiento. A partir de estos identificar las situaciones que permitan reducir costos, mejorar el rendimiento, la eficiencia, los programas y las metas trazadas por la organización.

La administración de empresas comprende importantes procesos, fases o tareas dentro de una organización, ellas son:

Procesos de la administración de empresas

  • Planificación: Es el momento inicial de los procesos administrativos, comienza con la identificación de la misión o tareas y funciones esenciales que cumple la organización y el establecimiento de la visión, o sea, aquel estadío al cual se pretende llegar. Se identifican, además los objetivos, estrategias y políticas que se deben ir cumpliendo para alcanzar tal estadío. Gracias al desarrollo de esta rama de las ciencias sociales y a los aportes de varios cientos de especialistas que han dedicado su vida a su estudio, en esta etapa se aplican diferentes técnicas y métodos de trabajo en función de su eficiencia como pueden ser mapas estratégicos, diagramas de causa-efecto, análisis DAFO, identificación y gestión de riesgos entre otras. La planificación puede hacerse a corto, mediano y largo plazo. Cada una de estas fases, por llamarlas de alguna manera, tienen características propias que deben ser dominadas por los administradores para garantizar el éxito organizacional. El entorno empresarial moderno hace, que, por su complejidad, sea cada vez más complicado hacer planificaciones a muy largo plazo, lo que a su vez obliga a los administradores a mantenerse todo el tiempo incorporando elementos, analizando factores, comportamientos y adecuando los planes trazados.
  • Organización: Una vez identificada la visión y establecidos los objetivos para alcanzarla, surgen preguntas como ¿Quién va a realizar cada tarea?, ¿Qué recursos necesita para su ejecución? ¿Cómo se controlará su evolución? En fin, llega el momento de definir responsabilidades, roles y obligaciones que tendrán todos los actores organizacionales en función del cumplimiento de los objetivos trazados, así mismo como se coordinarán las acciones entre ellos y la alta dirección y cómo quedarán sincronizadas las tareas en el tiempo. Aquí quedan diseñados los procesos de negocio y se establecen las formas de realizar las tareas y medir su eficacia.
  • Dirección: La organización ya está en marcha, sus procesos fueron planificados y las tareas avanzan. Sin embargo, toda esta actividad debe ser dirigida de la misma forma que una orquesta. Aquí surge la necesidad de ejercer influencia y persuasión a través del liderazgo de los administradores sobre los demás actores del negocio en función del cumplimiento de los objetivos fijados. En este proceso intervienen modelos y herramientas establecidas con anterioridad, capacidades intuitivas y experiencia acumulada de los líderes que garanticen el análisis y la toma de decisiones, la coordinación de esfuerzos, el movimiento de recursos que garanticen que las tareas diarias se vayan entrelazando hasta alcanzar las metas trazadas a largo plazo.
  • Control: en medio de toda esta vorágine trabajo en cada una de las áreas de la organización se impone la medición del desempeño de lo que se ha ejecutado, es el momento de ir comparando los resultados reales con los objetivos y metas fijados. Mediante la aplicación también de varias herramientas y metodologías de análisis el control permite que se detecten desvíos y se tomen las decisiones y medidas necesarias para corregirlos. Las buenas practicas indican que el control debe alcanzar todos los niveles de la organización (estratégico, táctico y operativo) quedando de esta forma completamente evaluada. Además, establecen que este debe realizarse tanto por la propia organización como por auditores externos que analicen y controlen el funcionamiento de las diferentes áreas funcionales.

Importancia de la Administración Pública

Paralela a la administración de empresas existe una rama de la administración que adquiere gran relevancia en la gestión de un país: la administración pública. La importancia de la administración pública, radica en que sin ella el gobierno no puede gestionar de manera efectiva y eficiente las actividades que le permiten distribuir y entregar los bienes y servicios públicos a los ciudadanos de un país. De su eficacia dependen en gran media que tengan éxito los planes de desarrollo establecidos por los programas de gobierno y al igual que la administración de empresas comprende los procesos de planificar, organizar, dirigir y controlar los recursos que se destinan para cumplir determinadas metas. Se encuentra mayormente representada por el llamado Poder Ejecutivo y en ella intervienen varias organizaciones públicas que realizan funciones administrativas y de gestión de Estado y de otras entidades públicas con personalidad jurídica, patrimonio y autonomía de gestión propias cuyo alcance puede ser tanto regional como local. La administración pública además permite al gobierno dictar y aplicar disposiciones que garanticen el cumplimiento de las leyes y la conservación y fomento de los intereses públicos.

La administración pública además es importante porque es uno de los mecanismos por excelencia que utilizan los estados para poner en contacto directo a los ciudadanos con el poder político en función de resolver de forma inmediata la solución de sus problemas o de suplir sus necesidades de determinados bienes.

Los ámbitos a los que llega su alcance, dan una idea por si solos de la importancia de la administración pública, entre ellos se destacan:

  • Gestión de la distribución de servicios públicos.
  • Gestión de desastres y riesgos.
  • Control poblacional.
  • Protección del medio ambiente
  • Gestión y establecimiento de garantías de derechos humanos.
  • Gestión de las relaciones industriales entre las diferentes organizaciones y la sociedad
  • Protección del desarrollo económico interno y externo.
  • Gestión de parques y reservas nacionales.

Así mismo la administración pública es la encarga de la gestión de los llamados servicios públicos, entre ellos:

  • Servicios de transporte público.
  • Servicios bancarios.
  • Servicios de abasto de agua y alcantarillados.
  • Servicios sanitarios.
  • Servicios de comunicaciones.
  • Servicios energéticos como electricidad y gas.
  • Servicios de educación.
  • Servicios postales.
  • Servicios de construcción de infraestructuras marítimas y terrestres como puertos, carreteras, puentes, líneas férreas, entre otros.

También te puede interesar:

No se admiten más comentarios