Importancia de la agricultura

Bienvenido de vuelta amigo lector, en esta ocasión quiero que analicemos juntos algunos elementos sobre la importancia de la agricultura; ese grupo de conocimientos y técnicas que permiten a los hombres transformar el medio ambiente para cultivar la tierra, o bueno, así era en sus inicios. Actualmente, como ha ocurrido con muchas otras disciplinas y producto al propio desarrollo humano, el concepto de agricultura ha ido cambiando y se le han incorporado otros elementos relacionados con la obtención de bienes a partir de la explotación de recursos originados en la tierra, haciéndolo mucho más abarcador. Es así como ha dejado de ser percibida como la actividad asociada a la producción de cultivos que servían de alimentos esenciales para la subsistencia del hombre, para incorporar otras áreas como la silvicultura, el cultivo de pastos y forrajes, la lechería, el cultivo de frutas, vegetales y cereales, la cría de aves de corral, la apicultura, la siembra de setas, entre otras que componen al llamado sector agrícola.

Importancia de la agricultura para el hombre primitivo

Durante el período Neolítico las actividades fundamentales que realizaba el hombre como la caza, la recolección y la pesca dejaron de satisfacer todas las necesidades de la ya en marcha sociedad humana. Es en este momento de evolución de la economía donde se enmarca el surgimiento de la ganadería y la agricultura. El análisis de que elemento o elementos llevaron al hombre a desarrollarlas, ha llevado a suponer varias hipótesis como la desaparición o migración de especies que servían de alimento, al cambio climático que se registra en esa etapa y sus efectos en sobre la caza y la recolección, incluso, a la aparición de los primeros síntomas de desertificación. Según datos históricos y estudios realizados se conoce que las primeras plantas cultivadas por el hombre fueron el trigo y la cebada, aunque su origen absoluto no está del todo claro y se disuelve entre las culturas mesopotámica, egipcia, centroamericana y del este de Asia. Paradójicamente, a pesar de que la agricultura propiciara la propia supervivencia humana e impulsara nuestro desarrollo como especie hacia un estadío superior, algunos estudiosos piensan que también nos hizo más vulnerables y dependientes de una ubicación fija al reducir nuestra variedad dietética y hacernos dependientes de la tierra y su fertilidad.

La importancia de la agricultura en el desarrollo de la sociedad humana primigenia puede analizarse desde varios aspectos históricos y objetivos. Por ejemplo:

  • Poder dominar la obtención de alimentos en lugares fijos propiciaba que las hasta entonces tribus nómadas se asentaran en terrenos fértiles que les permitían tener cierta estabilidad y seguridad alimentaria.
  • Estos lugares fueron poco a poco aislándose del terreno salvaje y por tanto los antiguos depredadores ya no tenían tanto acceso a los más débiles e indefenso lo que permitió que las poblaciones crecieran.
  • En las nuevas condiciones era posible obtener más alimentos lo que a su vez también propiciaba el crecimiento poblacional.
  • La agricultura propicia además la división del trabajo y con ella surgen nuevas necesidades que permiten el desarrollo de otras actividades como la artesanía, la alfarería, el comercio, etc.
  • La propiedad sobre la tierra, en sus inicios un derecho común implícito de un grupo social, poco a poco se va fragmentando y en este proceso es necesario establecer los primeros sistemas judiciales para mediar en los conflictos que ya se generaban. Así mismo se crean nuevas estructuras para defenderla de otros grupos sociales que siempre estaban al asecho. Así se van identificando las insipientes clases sociales basadas no solo en propiedades sino en el poder otorgado por estos otros elementos que van surgiendo.
  • El surgimiento de la ganadería está muy relacionado con el de la agricultura, de hecho, se estima que ocurrieron de forma simultánea y un sería, desde el mismo inicio, complemento del otro. Así se empezaron a cultivar plantas para utilizarlas como forraje para el ganado y algunos animales fueron utilizados para laborares agrícolas como el acarreo, la rotulación de tierras, la transportación de productos, entre otras.
  • Permitió la cosecha de fibras y otras materias primas vegetales que sirvieron al hombre para hacer sus casas, cubrirse de la furia de los elementos, fabricar útiles y herramientas más ligeras y prácticas.

Importancia de la agricultura en la antigüedad

Durante la opulencia y expansión de las grandes civilizaciones antiguas como la egipcia, la india, la mesopotámica, la china y la romana entre otras, la agricultura no tuvo tanto desarrollo pues las grandes campañas bélicas de ese momento impedían que los campesinos, muchas veces devenidos en soldados pudieran ocuparse de las tierras que hasta entonces habían cultivado junto a sus familias. En esta etapa se introduce el trabajo esclavo a partir de la sumisión de los pueblos conquistados, teniendo este un gran impacto sobre la agricultura. Para entonces se habían incorporado poco a poco cientos de variedades de plantas que se utilizaban en las más disímiles esferas de la vida cotidiana, desde la alimentación, hasta la obtención de vino, aceite, medicina, fibras textiles, entre otras. En este momento ya se era posible observar un desarrollo de técnicas de producción agrícola intensiva y a gran escala, tierras dedicadas al monocultivo y cierto desarrollo de algunas técnicas de riego. Lo que propicia un mayor desarrollo de las sociedades al permitirles un mejor y más seguro acceso a la alimentación.

Importancia de la agricultura en la Edad Media

Con la llegada de la llamada Edad Media se introducen nuevos cambios en la producción agrícola. El trabajo en los campos de cultivo deja de ser mayormente esclavo y es suplido por los llamados siervos característicos de la economía feudal. En esta etapa son introducidos varios avances tecnológicos en la agricultura que influyen positivamente en el desarrollo de esta actividad y por consiguiente tienen un impacto significativo en la vida del hombre. Es así como se introducen mejoras en los instrumentos de labranza como la hoz, la guadaña, se incluyen ruedas en los arados que a su vez son más pesados y permiten una siembra más profunda, se modifican los molinos de viento y de agua y se intensifica su uso, entre otras.  Así mismo, con la llegada de las herraduras y las colleras, el caballo sustituye al buey como animal de tiro lo que permite que el movimiento de los productos agrícolas tenga mayor alcance y rapidez. Todos estos avances en el sector permiten valorar la importancia de la agricultura en la edad media pues gracias a ellos, esta actividad, que era la mayor área de trabajo de la sociedad feudal permitiría:

  • Se introdujeran nuevos cultivos que necesitaban ser depositados a una mayor profundidad en el suelo para su desarrollo lo que ampliaba aún más las posibilidades alimenticias de las personas.
  • Se empezaron a labrar campos más grandes y era posible prepararlos en menor tiempo; lo que permitió obtener mayores cosechas y con ello mayor disponibilidad de alimentos y ciertos excedentes que propiciaban las actividades comerciales.
  • En algunas tierras se introdujo la técnica de rotación de cultivos lo permitía dar un uso más eficiente a estos terrenos fértiles mayormente utilizados en cosechas de corto desarrollo.
  • Los sistemas de regadío y abono de las tierras que se fueron incorporando, unidos a los aportes anteriores, originaron una producción más diversificada y abundante que permitía que los siervos pudieran alimentar mejor a sus familias y el desarrollo y expansión de los señores feudales.

Todo lo anterior tuvo un gran impacto en la alimentación de la sociedad, en el desarrollo del comercio, la ganadería y otras actividades que harían plantear a los estudiosos que el campo sería el gran protagonista de la Edad Media Europea. La importancia de la agricultura en esta etapa puede resumirse al simple hecho de que era la base del desarrollo económico y por tanto de su complemento político y social de la sociedad imperante y que más tarde daría un gran impulso a la llegada de la Época Moderna.

Importancia de la agricultura en la Época Moderna y Contemporánea

Importancia de la agricultura en la Época Moderna

Durante la llamada Época Moderna el régimen Feudal se intensifica en lo que muchos llamaron su renacimiento. Es en esta etapa la importancia de la agricultura más o menos podemos asociarla con lo que hemos estado conversando hasta aquí, o sea, crecimiento de las producciones, incremento de la seguridad alimentario, creación de excedentes e intensificación del comercio, incremento de la población, desarrollo de nuevas técnicas de producción e introducción de nuevas tecnologías. Por otra parte, con el descubrimiento de nuevas tierras, a partir de los grandes viajes de descubrimiento, conquista y colonización la agricultura comenzó a ser un fenómeno global y fue posible intercambiar cultivos de una región a otra. Con ella llegaron Europa muchas especies nativas de los nuevos continentes y viceversa.

En medio de este escenario y mientras que en algunas regiones los campesinos no podían invertir en recursos que propiciaran un mayor desarrollo de la agricultura y se intensificaba el dominio de los señores feudales, en otras se llevó a cabo una amplia revolución agraria que intensificó aún más el desarrollo de la agricultura y disminuyó la brecha que separaba a productores y señores dominantes.  Esta es precisamente la mayor importancia que podemos dar, desde mi punto de vista, a la agricultura en esta etapa, pues junto a las llamadas revoluciones burguesas serían el preludio de la revolución Industrial que pondría fin al Régimen Feudal.

Importancia de la agricultura en la Época Contemporánea

La Revolución Industrial devenida con la Época Contemporánea pondría fin a los cientos de años donde la agricultura fue la actividad económica por excelencia. Sin embargo, traería consigo muchos más aportes tecnológicos y desarrollo de nuevas técnicas que se introducirían en el campo y que propiciarían un vertiginoso desarrollo de este. Entre ellos:

  • La mecanización de las actividades agrícolas.
  • La introducción de abonos y plaguicidas producidos a partir de productos químicos.
  • Aplicación de nuevas técnicas de riego y manejo del suelo.
  • Aparición de nuevas ramas de estudios aplicados a la agricultura como la edafología y la ingeniería agrícola.
  • Aparece la agricultura de alto rendimiento y los conceptos asociados a esta.

Durante este período, la agricultura vuelve a ganar importancia política y social pues ocurre la llamada división de la producción agraria en zonas. Por un lado, estaría la producción agrícola de subsistencia basada en formas de producción tradicional que llevarían a cabo los pequeños productores y sus familias y por otro, estaría una agricultura intensiva de monocultivos planificados en manos de grandes empresas dedicadas a su comercio en el mercado mundial. Esta división daría continuidad, desde un nuevo enfoque moderno a la lucha de clases por la posesión y derecho al cultivo de la tierra. Ambas entrarían en conflictos con diversos elementos como la disponibilidad de las tierras fértiles y del agua, el crecimiento demográfico, las migraciones hacia las ciudades y centros urbanos, el desmonte de selvas y bosques y finalmente con el cambio climático. Todos ellos las pondrían más de una vez a lo largo de la historia en posiciones antagónicas desiguales de lucha dialéctica de clases.

Importancia de la agricultura en la actualidad

Como hemos visto hasta aquí, la agricultura marcó un hito sumamente importante para nuestra civilización. Cuando nuestros ancestros nómadas comenzaron a asentarse y cultivar su propia comida, la sociedad humana cambió para siempre. No solo comenzaron a florecer pueblos y ciudades, sino también el conocimiento, el comercio, las artes y las ciencias tecnológicas se desarrollaron. Durante la mayor parte de la historia, la conexión de la sociedad con la tierra fue íntima. Las comunidades humanas, por sofisticadas que sean, no podían ignorar la importancia de la agricultura. Estar lejos de las fuentes de alimentos confiables era arriesgarse a la desnutrición y la inanición. En los tiempos modernos, sin embargo, muchos en el mundo urbano han olvidado esta conexión fundamental. Aislada por la aparente abundancia de alimentos que provienen de la introducción de las nuevas tecnologías para el cultivo, el transporte y el almacenamiento, a menudo se pasa por alto la dependencia fundamental de la humanidad respecto de la agricultura.

Pese a los muchos avances en la rama agraria aun la distribución de los alimentos y las tierras de cultivo no son equitativas lo que provoca que existan marcadas diferencias en estos importantes aspectos. Paradójicamente a la gran producción que los adelantos científicos permiten hacer aun mueren en el mundo personas de hambre e inanición. Todo ello ha llevado a varios gobiernos a reunirse en las llamadas Conferencias y Cumbres Mundiales para la Alimentación y a que existan varios organismos internacionales que promuevan la lucha contra el hombre y propicien el entendimiento de las naciones sobre la importancia de la agricultura para la seguridad alimentaria y el desarrollo. Entre los más importantes se encuentra la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura conocida mayormente como FAO por sus siglas en inglés. Esta última permite que las naciones se reúnan como iguales a debatir problemas, encontrar soluciones comunes y crear políticas de desarrollo sostenible encaminadas a erradicar el hambre.

Aunque aún con mucho camino por andar, partir de las acciones de la FAO, se ha avanzado hacia la seguridad alimentaria del mundo. En muchas naciones, la producción agrícola y el poder adquisitivo para la compra de alimentos han aumentado; reflejándose estos elementos en una gran mejoría en la dieta diaria de las personas. Por otra parte, en varias regiones del planeta el impulso hacia la seguridad alimentaria se ha ralentizado en los últimos años y la tasa de crecimiento de la producción agrícola está disminuyendo. De forma general las reservas mundiales de granos han disminuido a mínimos históricos; la demanda de grano importado está aumentando; y los compromisos de ayuda al desarrollo agrícola han disminuido. Todo ello en un contexto de crecimiento sin precedentes de la población mundial, la intensificación de las demandas sobre los recursos agrícolas y la proliferación de prácticas de producción agrícola no sostenible y dañinas para el medio ambiente.

Durante le época moderna la agricultura tomó dimensiones nunca imaginas por el hombre y se sumó a los cientos de campos que se sobredimensionarían con la introducción de los aportes de la ciencia y la técnica en su vertiginoso avance. Uno de los más importantes aportes en este sentido fue un mayor desarrollo de la mecanización agraria y la introducción del tractor en las exigentes tareas de sembrar, cosechar y trillar; permitiendo que sean más rápidas y eficientes. Con los nuevos avances tecnológicos un granjero puede producir alimentos para alimentar a 130 personas mientras que para inicios del siglo 20 solo era capaz de producir para un máximo de 5.

En la actualidad la importancia de la agricultura sigue su camino de expansión y no solo podemos apreciarla como fuente de alimentos para las personas y los animales, sino que se extiende a otros campos como la producción de flores, plantas ornamentales, fertilizantes, pieles, madera, cuero, combustible, cientos de productos biofarmacéuticos, entro otros. El desarrollo de la agricultura moderna tiene detrás muchos aportes y estudios científicos que propician un mejor y más sostenible manejo de los suelos, que se obtengan variedades de especies más resistentes a plagas y desastres naturales y que sea posible, si se utilizan las políticas correctas de alimentar muchas más personas. La agricultura ha sido la fuente de materias primas para varias industrias como las textiles, el azúcar, el tabaco, los aceites comestibles y no comestibles, el ron, la producción de medicamentos, el procesamiento de frutas y verduras, entre otras.

Importancia de la agricultura en la vida cotidiana

La agricultura es una fuente importante de sustento para la mayoría de las naciones del mundo económicamente hablando. Se trata de un trabajo duro, pero de suma importancia ya que a contribuye a la seguridad alimentaria y la salud de una nación. Antes de la revolución industrial, la agricultura era la principal fuente de desarrollo económico para la mayoría de los países y aunque hoy existen muchas opciones comerciales que permiten explotar otros campos de desarrollo, todavía   muchos dependen de ella como medio principal de generar ingresos. Los productos que provienen del sector agrícola están presentes en disímiles aspectos de nuestra vida cotidiana, podemos encontrarlos desde nuestras cocinas hasta en los más sofisticados centros de salud.  La agricultura es una importante fuente de suministro de alimentos, ropa, medicina, combustible, materias primas y empleo en todo el mundo.

En los países donde se ha logrado un crecimiento en el excedente agrícola por el aumento de la producción y la productividad tiende a mejorar el bienestar social, en particular en las zonas rurales. El nivel de vida de las masas rurales se eleva y empiezan a consumir una dieta nutritiva. Llevan una vida más cómoda mejorando su calidad de vida.  Como resultado del progreso agrícola, también habrá prosperidad en el mercado para los productos industriales. El aumento de la productividad agrícola lleva a un aumento en el ingreso de la población rural lo que conduce a un mayor consumo de productos industriales, propiciando entonces el desarrollo de sector industrial.

Importancia de la agricultura en el suministro de alimentos

Aun hoy la agricultura es la principal fuente de productos alimenticios en todo el mundo. Los principales ingredientes, como carbohidratos, proteínas y grasas, pueden obtenerse del sector agrario que actualmente toma dimensiones inimaginables. De las producciones agrícolas de se obtienen los carbohidratos que necesita una persona para su desarrollo saludable y esto es posible mediante el consumo de cereales y granos como el arroz, la cebada, el maíz y el trigo. Otros granos y leguminosas provenientes de la agricultura permiten la incorporación de las imprescindibles proteínas. Así mismo otras fuentes de estas como el pescado, las aves de corral y la carne también dependen de la agricultura de una u otra forma. De esta actividad también provienen las grasas necesarias para regular el metabolismo y permitir la formación y funcionamiento adecuado de diversas estructuras de nuestro cuerpo. Para ello son tan importantes las grasas provenientes de los animales como aquellas cuyo origen es el cultivo de girasol, nuez, mostaza, sésamo, coco y aceitunas, entre otros. De la agricultura provienen cientos de sustancia que son necesarias para el desarrollo adecuado de nuestras funciones corporales, desde las que hemos visto hasta aquí hasta las fibras y otras más complejas que se forman a partir de ciertos alimentos son de gran importancia para nuestra existencia.

La agricultura ayuda a satisfacer las necesidades alimenticias de cualquier región que la practique bajo las condiciones adecuadas en lugar de necesitar adquirirlas en otros países. Si los gobiernos y pueblos de forma general están conscientes de su importancia y la desarrollan bajo marcos y políticas de desarrollo sostenible, esta actividad puede ofrecer la seguridad alimentaria tan necesaria en nuestros tiempos. El sector agrícola también proporciona forraje para el ganado que a su vez proporcionan alimentos como la carne y la leche y todo empieza con las operaciones agrícolas. Por otra parte, a media que se desarrollan las agrícolas, el excedente de las producciones aumenta y puede ser comercializado en el mercado mundial, obteniendo así más ganancias que finalmente repercutirán en un mayor nivel de vida de los ciudadanos.  Debido a la fuerte presión de la población en los países subdesarrollados y en vías de desarrollo y su rápido crecimiento, la demanda de alimentos está aumentando a un ritmo rápido. Si la agricultura no cumple con la creciente demanda de productos alimenticios, se puede afectar negativamente la tasa de crecimiento de la economía. El aumento de la oferta de alimentos por parte del sector agrícola tiene, por lo tanto, una gran importancia para el crecimiento económico de un país.

Importancia de la agricultura para la medicina

Desde el punto de vista del cuidado de nuestra salud también podemos analizar la importancia de la agricultura. Cientos de medicamentos y sus componentes se obtienen de las actividades agrarias. En este sentido pudiéramos estar conversando sin para por horas de enzimas, glucósidos, alcaloides, laxantes, aceites esenciales, portadores, anti oxidantes y otras sustancias y compuestos necesarios en la producción de medicamentos industriales o sus variantes naturales.

Importancia de la agricultura para la industria textil

La agricultura es la mayor fuente de materia prima para la industria de la tela. Este material se obtiene a partir de fibras naturales como algodón, yute y otras que son cultivadas en todo el mundo. Aunque hay otros materiales poliméricos artificiales para fabricar tejidos, aquellos productos hechos a partir de la fibra proveniente de la agricultura tienen mayor demanda y aceptación puesto a que se consideran más seguros para su uso, su reciclaje y eliminación es más fácil y son amigables con el medio ambiente.  El pelo de las ovejas es una lana que se usa para producir suéters y ropa de invierno. Mientras de la piel de ganado se obtiene cuero que se utiliza para producir cinturones, billeteras, zapato, maletas, etc. La industria de la seda es otro sector donde se cultivan gusanos de seda o insectos que producen esta materia prima que da lugar a una tela muy fina y costosa.

Importancia de la agricultura para la generación de empleos

La agricultura es una gran fuente de empleo, de hecho, en varios momentos de la historia de la humanidad ha sido la rama donde más trabajadores han comparecido. De forma directa la agricultura brinda posibilidad de sustento a los agricultores, los trabajadores asalariados que trabajan por días u horas, los técnicos y operadores de maquinarias de granja como conductores de tractores, cosechadoras, máquinas de corte, entre otras. El desarrollo del sector agrícola tendería a aumentar el poder adquisitivo de los agricultores que ayudarán a su vez al crecimiento del sector no agrícola del país. Además, proporcionará un mercado para el aumento de la producción. En los países subdesarrollados, es bien sabido que la mayoría de las personas dependen de la agricultura y son ellos los que deben ser capaces de permitirse el lujo de consumir los bienes producidos.

De forma análoga brinda empleo a una serie de trabajadores que, aunque no están directamente en los campos dependen de la agricultura entre ellos: científicos de las ramas agrícolas, industriar procesadoras de semillas, empresas productoras de maquinarias, instrumentos de trabajo, abonos, plaguicidas y herbicidas, los transportistas, las empresas dedicadas al almacenamiento, etc.

Importancia de la agricultura para el transporte

Tal vez pudiéramos pensar que la agricultura y el transporte no tienen nada que ver o al menos no de forma directa. Sin embargo, si vamos al origen de las carreteras y las vías férreas podremos darnos cuenta de que en muchos casos se construyeron para conectar las fuentes de las producciones agrícolas con los centros urbanos, almacenes o lugares donde se distribuían. En muchos lugares del mundo, cuya economía es netamente agrícola, el desarrollo de estas pasarelas de comunicación depende directamente de los ingresos obtenidos de la agricultura.

Importancia de la agricultura para los gobiernos

La agricultura es la mayor fuente de ingresos para los gobiernos de un bueno número de países, siendo su mayor renglón de desarrollo económico. En ellos, en su mayoría subdesarrollados o en vías de desarrollo, las condiciones climáticas y otros factores que afectan el rendimiento agrícola pueden ocasionar grandes pérdidas económicas que repercuten luego en todas las esferas de la sociedad. Desde este punto de vista la agricultura es la columna vertebral de estos países siendo en muchos de ellos un porciento elevado de su PIB total.

Los ingresos que provienen de la agricultura son utilizados por los gobiernos para realizar su gestión, tanto hacia lo interno como en la esfera internacional. Los productos agrícolas de estos países comúnmente van al mercado internacional en forma de exportaciones para luego terminar en las grandes compañías internacionales donde se procesan para crear producto de alta demanda mundial. Aunque muchos países no imponen impuestos sobre los ingresos a los agricultores, si obtienen muchos ingresos en forma de impuestos sobre la tierra, impuestos a la importación y exportación, impuestos sobre la renta a intermediarios y sobre la venta de productos agrícolas. En forma de resumen pudiéramos decir que la agricultura sustenta económicamente a estas naciones por lo que muchas crean políticas y planes de desarrollo a su alrededor con el objetivo de poder alimentar a sus habitantes, obtener los ingresos necesarios para comprar otros productos en el mercado y abaratar tanto como sea posible los costos de producción asociados a esta actividad. El desarrollo de la agricultura proporciona el capital necesario para el desarrollo de otros sectores como la industria, el transporte y el comercio exterior. La historia de Inglaterra es una clara evidencia de la importancia de la agricultura en el desarrollo de las naciones y su influencia en otros sectores. En ese país la revolución agrícola precedió a la revolución industrial que pondría fin al Feudalismo e impulsaría al sector industrial a esferas nunca antes alcanzada. EE.UU. y Japón, también son ejemplos de cómo el desarrollo agrícola ha contribuido en gran medida en el proceso de industrialización. De forma general, si buscamos en la historia encontraremos que muchos de los países que hoy son altamente industrializados tuvieron un amplio desarrollo del sector agrícola y que este predominó en su economía por varios años.

Si el sector agrícola no crece al mismo ritmo que la demanda de alimentos y las necesidades de desarrollo, puede dar lugar al descontento entre las masas, lo que a su vez no es saludable para el buen funcionamiento de los gobiernos. El desarrollo económico suele aliviar las tensiones sociales, con él, aumenta en las personas la esperanza de prosperidad y por consiguiente su apoyo a las gestiones gubernamentales. En todo ello el desarrollo y los resultados positivos de la agricultura, pueden ser factores definitivos, por lo que el sector agrícola es también relevante por razones políticas y sociales.

« 1 de 3 »

También te puede interesar:

No se admiten más comentarios