Importancia de la historia

Hola amigo lector, luego de unos días ausente, pongo a tu consideración esta vez, algunos puntos de vista relacionados con la importancia de la historia. Esta, como disciplina, es una rama de las ciencias sociales cuyo objeto de estudio es el pasado de la humanidad. Entre otros significados y formas de uso, historia también representa al período comprendido entre la aparición de la escritura y la actualidad. Como ciencia, la importancia de la historia está basada en que mediante ella se investiga sobre los hechos, procesos y personalidades que se desarrollaron en el pasado y la relación entre ellos y el entorno (político, social, económico, etc.)  desde los criterios y la objetividad moderna para tratar de esclarecerlos y entender su posible repercusión actual y futura.

Aunque hoy nos centraremos en la importancia de la historia como ciencia y método indagación y entendimiento del pasado, creo que es oportuno mencionarte, muy brevemente, que la palabra historia también pude hacer referencia a la narración oral o escrita de cualquier suceso. Pese a lo que algunos pudieran pensar, estos no tienen por qué ser absolutamente ciertos para constituir una historia, simplemente al ser narrados se consideran como tal. En algunas ocasiones también llamamos historia al pasado y en otras utilizamos el término para identificar artefactos de trabajo de determinadas profesiones como es el caso de las historias clínicas utilizadas en el registro de los datos clínicamente significativos de un paciente.

Importancia de la historia como ciencia

importancia de la historia como ciencia1Al tratar de identificar la importancia de la historia como ciencia debemos conocer que varios de los estudiosos más importantes de este campo no asumen o asumieron que la historia fuera una ciencia social, sino que la ubicaban entre las disciplinas de humanidades. Desde sus puntos de vista al tratar a la historia como una ciencia se reducían las posibilidades de sus métodos y objetivos, ya que consideraban que deberían analizarse otros elementos que van más allá de los simples y frío hechos como pueden ser la percepción e interpretación de una persona o grupo social, incluso la influencia de la imaginación.

A partir de la segunda mitad del siglo XX y ya en el XI aparecen aquellos que si concuerdan en que los hechos deben ser descritos tal y como pasaron, dando a la historia un carácter más científico y ubicándola entra las ciencias sociales.

Desde la antigüedad, partiendo principalmente del conocimiento de la escritura y el lenguaje, el registro de la historia fue ganando importancia, siendo en varias civilizaciones una tarea estrictamente vigilada por funcionarios públicos ligados a un gobierno o estado. Hoy es posible acceder a importantes relatos y crónicas de sucesos históricos de las culturas primigenias gracias a figuras como son Sima Qian; probablemente el historiador más importante de la China antigua. En este sentido los musulmanes también tuvieron gran significación y entre ellos probablemente el más sobresaliente fue Ibn Jaldún; considerado un precedente de la renovación de la metodología y de la filosofía de la historia.

Por su parte en la llamada España Ilustrada o Reformismo borbónico, se hacen importantísimos avances en las concepciones de la historia y su estudio, teniendo su momento cumbre en la creación de la Real Academia de la Historia. A partir de entonces la historia como ciencia ha permitido llevar un registro ordenado de hechos, procesos, marcos sociales, políticos y económicos en los que se atesora el andar de los hombres en el tiempo. A ella se suman otras disciplinas científicas que permiten llevar a cabo importantes análisis sobre los hechos con los cuales es posible incluso obtener tendencias cíclicas que se repetirán en algún momento futuro, estar lo mejor preparados para ellos y por supuesto incorporar a nuestra experiencia temporal aquella que ya fue vivida por quienes nos antecedieron.

La importancia de la historia como ciencia se basa en que su estudio permite aplicar conocimientos a partir del análisis de hechos pasados y estos han demostrado ser muy útiles en varias esferas del desarrollo de nuestra especie como pueden ser el gobierno y la política, la economía, los conflictos bélicos y hasta en las más rebuscadas y exquisitas corrientes artísticas.

El estudio y la importancia de la historia como ciencia ha propiciado diversos debates entre sus estudiados y entusiastas. Uno de los más complejos, sin lugar a dudas, es la periodización o división de la historia en espacios de tiempo con rasgos tan significativos que marquen su diferencia con otros. Actualmente no existe un acuerdo global para ello, solo un consenso de perfil académico que se sustenta sobre las características de la llamada civilización occidental. Lo más común es que se hayan tomado como referencia dos grandes momentos con diferentes fases y características que marcan sus peculiaridades, a los cuales nos referiremos muy brevemente:

  • La Prehistoria: la cual está marcada desde el surgimiento del hombre como especie hasta el momento en que se registra la aparición de la escritura y con ella las primeras anotaciones de nuestra bitácora como pasajeros de nuestro planeta Tierra. Esta etapa a su vez, es comúnmente dividida en varios momentos importantes del desarrollo del hombre primitivo dentro de la llamada Edad de Piedra (Paleolítico (inferior, medio y superior), Mesolítico (Epi-paleolítico, Proto-neolítico), Neolítico) y posteriormente en la llamada Edad de los Metales (Cobre, Bronce y Hierro).
  • La Historia: como ya hemos dicho, marcada a partir de la aparición de la escritura mayormente influencia por toda la actividad surgida alrededor de la aparición de los primeros estados. De forma análoga con la Prehistoria, en esta también tenemos diferentes momentos: Prehistoria, Edad Antigua (Nacimiento de la civilización, Antigüedad clásica, Antigüedad tardía), Edad Media (Alta Edad Media, Baja Edad Media), Edad Moderna y Edad Contemporánea.

Importancia de la historia para las sociedades

Si analizamos la importancia de la historia y su papel dentro de la sociedad (hablando en términos generales), seguramente nos encontraremos en presencia de varios temas que nos harán llegar a la conclusión de que, para que se hayan formado ciertos valores y características que definen a determinado grupo social es ineludible la formación e interpretación de una memoria histórica tanto colectiva como de cada individuo que la forma. La historia estudia el pasado y sus legados en el presente. Esta ciencia lejos de ser un tema “muerto”, conecta los hechos a través del tiempo y alienta a las personas a tener una visión a largo plazo de tales conexiones.

La historia nos permite encontrar nuestro lugar en la sociedad y entender incluso porque funcionamos de cierta forma ante el grupo al que pertenecemos. Por otra parte, nos ayuda a entender que los vínculos entre el pasado y el presente son absolutamente básicos para una buena comprensión de la condición de ser humano; siendo la historia entonces para la integración y formación social no solo útil, sino esencial.

Desde el punto de vista social todas las personas y pueblos son pedazos de historias vivientes que se incorporan poco a poco a la gran memoria colectiva que todo el grupo atesora en común. Las diferentes comunidades hablan idiomas heredados y formados a partir del pasado, viven en sociedades con culturas, tradiciones y religiones complejas que no han sido creadas de manera espontánea ni de forma inmediata; sino que son el producto de varios cientos de años de hechos e interpretaciones. Actualmente las personas dependemos de tecnologías que no hemos inventado y podemos aplicar conocimientos que otros han incorporado a nuestro saber colectivo. Cada individuo por su parte forma su carácter, valores morales y sociales a partir del legado que le trasmiten sus predecesores más cercanos que a su vez fueron el depositario de la historia de sus padres y abuelos.

Cada sociedad es marcada por la influencia de un contexto histórico que es el resultado de la propia dialéctica de esta materia y su continua incorporación de nuevos hechos, experiencias, interpretaciones y conexiones con el pasado. Todo este proceso en constante evolución y movimiento va creando un marco en el que tiene lugar la vida de las personas. Para ellas comprender la historia es esencial pues les permite ubicarse, comprender y adaptarse; sobre la base segura que les brinda su percepción correcta de los elementos que permitieron a su sociedad llegar al estadío actual o sea su punto de partida, y cuáles serán las tendencias o posibilidades futuras.

Si revisamos la historia de la humanidad, veremos que gran parte de los grandes momentos que han marcado saltos importantes en nuestro desarrollo como seres sociales han estado caracterizados por una evolución conductual y un pensamiento avanzado de terminadas personas o grupo de estas. En casi todos los casos, por no ser absolutos, encontraremos que estos individuos o grupos han sido conocedores y hábiles intérpretes del contexto histórico en el cual se encuentran y como llegaron a él. Debido a ello muchos han planteado que la historia ha sido tan importante como la ciencia y la ingeniería cuando se trata de fomentar la innovación y ayudar a las personas a pensar analíticamente en función de lograr grandes cambios que generan evolución en las sociedades en las que viven.

Importancia de la historia en el desarrollo intelectual de las personas

Importancia de la historia en el desarrollo intelectual de las personasCuando se habla de desarrollo intelectual y cognitivo, muchos suelen atribuir el mayor peso a las llamadas ciencias exactas. Estas, sin lugar a dudas, son muy relevantes, en este sentido lo que nos lleva a intentar buscar un lugar para la importancia de la historia en todo este proceso. Los humanos no solo aprenden trozos de información para utilizarlos en una tarea inmediata. Nuestro poder intelectual es muy amplio, tanto que podemos hacer cosas con la mente que nuestro cuerpo no sería capaz de soportar. Es así que, aunque no podemos viajar al pasado de un país si podemos comprenderlo a través de su historia, lo mismo pasa con los hechos que nos antecedieron y que dieron lugar al presente en el que vivimos.

La educación y el desarrollo intelectual de las personas no está solo relacionado con la enseñanza de tareas y temas específicos, sino que implica formar e informar al individuo, a través de la experiencia acumulada durante el transcurso del tiempo. Un gran cúmulo de la información que las personas incorporan a su conocimiento particular proviene del pasado que no ha sido olvidado y forma parte hoy nuestra memoria y experiencia colectiva. Si revisamos los aportes en el campo de las ciencias como las matemáticas, por ejemplo, a lo largo de la historia, veremos que todo lo que aprendemos en unos pocos años de estudio tiene muchos años de historia. Es así como en nuestro intelecto se incorporan aportes que dieron prominentes personalidades que pueden haber desaparecido hace varios cientos de años.

El aprendizaje de la historia se incorpora de muchas formas al intelecto de las personas y de forma análoga es útil en diversas situaciones, por ejemplo:

  • Permite conocer, interpretar y valorar los hechos sucedidos en el pasado e incorporar sus aportes al saber particular.
  • Desarrolla la capacidad de análisis y asociación de una gran cantidad de datos teniendo en cuenta factores como entorno social, tiempo, posiciones antagónicas, entre otras.
  • Da la posibilidad que acceder a la información que se ha ido acumulando durante miles de años de desarrollo de la sociedad humana.
  • Permite analizar errores pasados para tratar de evitarlos en el presente y el futuro.
  • Por sí sola, la información no es conocimiento, y en este sentido la historia como ciencia, nos provee de una gran variedad de herramientas que permite que podamos asimilar esa información y convertirla en conocimiento.
  • El estudio de la historia proporciona un medio para incorporar varias habilidades intelectuales que pueden llegar a marcar la diferencia entre el éxito o fracaso de una persona en un momento determinado.
  • Hace posible que las personas podamos entender de donde proviene el entorno actual, lo que a su vez nos permite comprenderlo mejor y por supuesto adaptarnos mejor a él.

Frases célebres sobre la importancia de la historia

Frases célebres sobre la importancia de la historia. frasesA lo largo de nuestra evolución como especie dominante del planeta en el que vivimos, la importancia de la historia ha sido percibida por grandes pensadores, intelectuales y hombres de acción que pueblan los más impresionantes relatos y episodios del pasado. Entre ellas podemos citar algunos como:

  • “La historia es la maestra de la vida”. Así diría Cicerón (Marco Tulio Cicerón: político, jurista, filósofo, escritor y orador de la antigua Roma. Considerado uno de los más importantes autores de la historia Romana). El propio Cicerón también escribiría: “No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños”.
  • Miguel de Cervantes Saavedra, una de las figuras cumbres de la literatura universalmente diría que “la historia es la madre de la verdad”. Entre sus obras figuran La Galatea, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Los trabajos de Persiles y Sigismunda, entre muchas otras.
  • Gayo Salustio Crispo, considerado uno de los más importantes historiadores latinos del siglo I A.C, diría al referirse a la historia que “entre las distintas ocupaciones que se ejercitan con el ingenio, el recuerdo de los hechos del pasado ocupa un lugar destacado por su gran utilidad”.
  • “Los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla”. George Santayana; filósofo, ensayista, poeta y novelista hispano-estadounidense.
  • Carlos Marx; filósofo, intelectual y militante comunista alemán de origen judío. A su vez indicaría que “cuando se repite lo hace una vez como tragedia y la segunda como farsa”.
  • “Cualquier sociedad que no le presta la debida atención no solo tiene raíces peligrosamente superficiales, sino que también corre el riesgo de privar de comida a su propia imaginación.”
  • “Explicar la historia es tanto como descubrir las pasiones de los hombres, su genio, sus fuerzas operantes”. Georg Wilhelm Friedrich Hegel. Filósofo alemán. En otra ocasión diría: “La historia es el progreso de la conciencia de la libertad”.
  • “Dicen que la historia se repite, lo cierto es que muchas veces sus lecciones no se aprovechan”. Camille Sée. Político y abogado francés de origen judío promotor de la enseñanza.
  • “La Historia es el mejor maestro con los discípulos distraídos”. Diría Mahatma Gandhi, abogado, político y pensador indú.
  • “La historia es un incesante volver a empezar”. Tucídides.  Historiador y militar ateniense.
  • “La Historia no es mecánica porque los hombres son libres para transformarla”. Ernesto Sábato. Ensayista, escritor, pintor y físico argentino.
  • “La historia es la ciencia de los hechos”. Dijo Francis Bacon, filósofo, abogado y estadista británico.
« 1 de 3 »

 

 

También te puede interesar:

No se admiten más comentarios