Importancia de la nutrición

Como ya es costumbre en nuestros artículos, antes de comenzar a referirnos directamente a la importancia de la nutrición, nos gustará comentarte un poco sobre qué es conceptualmente y algunos otros aspectos que consideramos importantes relacionados con este tema que nos ocupa hoy. Antes de entrar en materia nos gustaría aclarar que cada especie tiene parámetros nutricionales específicos y que incluso dentro de la misma especie estos varían en función de diversos factores como la edad, condiciones físicas, modos de vida, entre otros. Bien, dicho esto, creo que ya podemos comenzar. Se conoce como nutrición al acto involuntario que involucra a un conjunto de procesos biológico, bioquímicos y fisiológicos, mediante los cuales los organismos adquieren, a partir de la ingestión de alimentos y líquidos, las sustancias necesarias para su funcionamiento. Este permite el crecimiento y mantenimiento de las funciones vitales. Nutrición también comprende lo referente al estudio que explica las relaciones existentes entre los alimentos que consumimos a través de la dieta y la salud, así mismo, la materia que permite comprender como ocurre la asimilación de los alimentos y su transformación en energía y diversas sustancias dentro del organismo. En este sentido se dice que la importancia de la nutrición radica en que permite, como proceso, el aprovechamiento de los nutrientes que hacen posible el mantenimiento del equilibrio homeostático del organismo a nivel molecular o microsistémico (se refiere al equilibrio de elementos como vitaminas, enzimas, aminoácidos, glucosa, minerales, mediadores bioquímicos, transportadores químicos y hormonas, entro otras) y macrosistémicos (se refiere a procesos como a la absorción, la digestión, el metabolismo y la eliminación).

« 1 de 3 »

Mediante el estudio de la nutrición es posible conocer que sustancias, de las que componen los alimentos que consumimos, constituyen nutrientes y por tanto que reportan algún beneficio a nuestro organismo. Así mismo es posible conocer los fenómenos que tienen lugar cuando estos son utilizados, procesados y convertido en otras sustancias y energía durante procesos que ocurren luego de la ingesta de alimentos, o sea, durante la digestión, la absorción y posterior paso al torrente sanguíneo de los nutrientes adquiridos o sus subproductos y componentes para luego ser asimilados en las células que componen las más diversas partes de nuestro cuerpo.

Como ciencia, la importancia de la nutrición, radica en que se encarga del estudio de los procesos fisiológicos y metabólicos que ocurren en el organismo luego de la ingesta de alimentos. Explica y trata de explicar cómo una gran variedad de enfermedades comunes y sus síntomas pueden ser prevenidas o tratadas realizando ajustes en la alimentación. Del mismo modo, el estudio de la nutrición pretende identificar cómo estas enfermedades y síntomas pueden ser causadas por factores dietéticos, como una dieta deficiente que puede conducir a la desnutrición, alergias e intolerancias a determinados alimentos. De forma general trata de explicar cuál es la relación que existe entre aspectos dietéticos y la salud.

Importancia de la nutrición. Historia

La importancia de la nutrición ha hechos que los científicos y apasionados por esta ciencia intenten incluso marcos sus orígenes y evolución. En este sentido el estudio de la nutrición humana ha llevado a los especialistas a determinar que la historia y evolución de este proceso ha estado muy aparejado a nuestra propia evolución como especie.

Desde la aparición de nuestros primeros antecesores, los componentes de la dieta humana han ido cambiando en fusión de diversos factores como la disponibilidad de alimentos y la accesibilidad a ellos con las herramientas de cada etapa del desarrollo humano, con ellos, las necesidades nutricionales de nuestro organismo han tenido que ir cambiando y adaptándose a las condiciones de los diversos escenarios por los que por cientos de años se vio obligado a transitar el hombre primitivo. En las primeras etapas se sabe que muchos de los nutrientes que necesitaba el organismo de la incipiente raza humana para funcionar provenían de una dieta compuesta fundamentalmente por carroña, pequeños animales, vegetales que iban encontrando por el camino e incluso se conoce que practicaban el canibalismo.  Con las primeras organizaciones sociales, la caza se amplió a animales más grandes y la competencia con otras especies por las presas también se hizo más fácil al pasar a ser realizadas en grupo. En este momento seguían evolucionando los componentes nutricionales que el hombre iba incorporando a su organismo.

En unos cientos de años la caza mayor fue escaseando lo que dio inicio a una nueva fase adaptativa en la nutrición humana. Esta ha quedado enmarcada hace aproximadamente unos 100 000 años y se caracterizó por la incorporación a la nutrición humana de nutrientes provenientes a de animales que constituían caza menor, peces, mariscos y especies vegetales que crecían en determinadas regiones de forma silvestre. Según los científicos hace aproximadamente unos 12 000 se llevó a cabo la primera de las llamadas revoluciones agrícolas, la cual aportaría nuevos cambios a la nutrición humana. En este momento aparecería nuevas fuentes, esta vez fijas, de nutrientes, algunos de los cuales se incorporaban también por primera vez al organismo humano.

A partir de entonces los humanos primitivos mantuvieron hábitos alimenticios omnívoros, que además de la agricultura, eran soportados por actividades de caza y recolección. En esta etapa las evidencias científicas sostienen que el canibalismo aún estaba presente, aunque en menor escala. Además, se conoce que se trata de una alimentación irregular que alternaba con épocas de hambre ya que las cosechas se veían muy afectado por el clima y otras situaciones medio ambientales que de las cuales el hombre conocía muy poco. Pese a ello se incorporaban al organismo nuevos nutrientes provenientes de las actividades agrícolas como aquellos obtenidos de los cereales como trigo, arroz y maíz junto con alimentos básicos producidos a partir de ellos como el pan y las diferentes pastas. La agricultura también proporcionó leche y otros productos lácteos e incrementó el acceso a diferentes carnes y vegetales.

Con el desarrollo paulatino de otras ciencias y con la propia evolución de las sociedades humanas; la nutrición también ha continuado evolucionando, es cierto que, de forma más pausada, pero sin detenerse hasta la llegada las formas de nutrición modernas. Estas últimas marcadas por los importantes conocimientos científicos que ha ido acumulando, a lo largo de los años el estudio de la nutrición como especialidad científica. Ya en la antigüedad los más prominentes pensadores, filósofos y médicos comienzan a dar relevancia los elementos aportados por los alimentos a la salud humana y para los años comprendidos entre 1700 y 1800 se realizan los primeros experimentos y demostraciones que hicieron posible la comprensión del metabolito y que la oxidación de los alimentos es la fuente primaria de calor corporal (1770 Antoine Lavoisier, Padre de la Nutrición). Así mismo se descubre la importancia de elementos como el calcio en la supervivencia de las aves de corral (1790 George Fordyce) y se descubre que el jugo de lima es capaz de currar el escorbuto durante un experimento realizado en 1747 por el Dr. James Lind, un médico de la Marina británica, durante un brote de la entonces mortal enfermedad entre los marinos que llevaban tiempo en el mar.

A partir de los primeros años del siglo XIX se suceden una larga lista de descubrimientos científicos en diversas ramas de las ciencias que contribuyeron a su vez a una mejor comprensión de la nutrición humana. Así mismo, se incrementaron los estudios de esta rama científica que la hicieron evolucionar desde entonces a una velocidad vertiginosa.  De forma general y por no citarlos todos podemos resumir que se descubrieron y clasificaron los elementos o nutrientes que intervienen en los procesos metabólicos y su influencia en la salud humana, como sintetizarlos de forma artificial y llevarlos al organismo en forma de diversos suplementos y medicamentos. Por otra parte, se han identificado aquellos que afectan la salud y que por tanto deben ser evitados. A partir de todos estos conocimientos, que continúan evolucionando, se han ido creando no solo los suplementos y medicamentos que ya les comentaba, sino dietas específicas que permiten incidir de una forma prevista en el organismo en función de garantizar su correcto funcionamiento. En la actualidad los conocimientos científicos relacionados con la nutrición, han permitido que incluso hayamos sido capaces de crear la conocida Pirámide Alimentaria (un gráfico que indica de forma simple cuáles son los alimentos que se deben incluir en la dieta y en qué medida consumirlos, para lograr una dieta sana y balanceada). Por otra parte, estos datos han permitido que los nutrientes sean asociados no solo con la salud física del cuerpo sino también con la salud mental al demostrarse su relación con el comportamiento.

Importancia de la nutrición para la salud humana

Importancia de la nutricion para la salud humanaSegún los conocimientos aportados por la ciencia moderna, la nutrición es de suma importancia para la salud humana. Los procesos que la componen permiten que el organismo adquiera los nutrientes (producto químico procedente del exterior de la célula y que ésta necesita para realizar sus funciones que llega al interior de esta mediante los procesos metabólicos de biosíntesis o luego de degradarse hasta la obtención de nuevas sustancias utilizables o energía). Estos últimos son necesarios para que todos nuestros sistemas de órganos funcionen correctamente desde un nivel celular y por tanto para que nos mantengamos sanos.

Según los estudios realizados hasta el momento nuestro cuerpo necesita consumir alimentos que le aporten seis clases de nutrientes para trabajar correctamente y mantenernos saludables:

  • Carbohidratos: también conocidos como glúcidos, hidratos de carbono o sacáridos, los carbohidratos son biomoléculas compuestas por hidrógeno, carbono y oxígeno. Entre sus funciones principales se encuentran las de proveer al organismo de energía inmediata y la de formar parte de diversas estructuras celulares a lo que se conoce como funciones estructurales. Las hipótesis más generalizadas sobre nutrición y salud proponen que del 55 al 60% de la energía que el organismo humano necesita diariamente deben aportarla los carbohidratos. Esta, mayormente proviene de la ingesta, por ejemplo, de alimentos ricos en almidón y de las propias reservas que crea nuestro cuerpo. Aunque son importantes los carbohidratos no son nutrientes esenciales, ya que el cuerpo también puede obtener toda la energía que necesita sintetizando proteínas y grasas. Por otra parte, no es recomendable excederse en el consumo de aquellos alimentos que permiten la obtención de carbohidratos de tipo azúcares pues estos, por su alto valor oxidativo, propician el envejecimiento celular y traen otras consecuencias dañinas para el organismo.
  • Proteínas: Estos nutrientes son moléculas formadas por cadenas lineales de aminoácidos de cuya presencia o actividad dependen prácticamente todos los procesos biológicos que tienen lugar en el organismo humano. Constituyen el 80% del protoplasma deshidratado o material viviente celular (función estructural), también tienen funciones biorreguladoras y catalizadoras formando parte de las enzimas, de defensa en el caso de los anticuerpos y de transporte (hemoglobina). Son componentes vitales para la construcción de tejido corporal, permiten al cuerpo obtener energía a partir de los procesos de síntesis de proteínas y favorecen en el mantenimiento del pH del cuerpo. Entre los alimentos que podemos incluir en nuestra dieta que nos aportarán proteínas estas: las carnes, huevos, los frutos secos, los cereales, las verduras, las legumbres y los productos lácteos. El consumo excesivo de proteínas también puede afectar nuestra salud ya que nuestro organismo no está preparado para almacenarlas. El exceso de estas es digerido y convertido en azúcares o ácidos grasos lo que obliga a que órganos como los riñones y el hígado tengan que trabajar mucho más para mantener nuestra salud equilibrada trayendo posibles complicaciones y enfermedades es estos u otros sistemas de órganos.
  • Grasas: Este es un término para agrupar a varias clases de lípidos. Mayormente se refieres a los acilglicéridos y ésteres en los que varios grasos (1, 2 o 3) se unen a una molécula de glicerina para formar un monoglicéridos, diglicéridos o triglicéridos. Son una parte bastante significativa de la dieta de la mayoría de los seres heterótrofos donde estamos incluidos los seres humanos y son componentes vitales en la construcción de las células y de tejido corporal. Entre otras de sus funciones se destacan la producción de energía, la protección térmica y brindan soporte a los órganos internos del organismo como los riñones, el hígado y el corazón.
  • Vitaminas: Son compuestos heterogéneos sin los cuales sería imposible la vida o al menos como la conocemos hoy. En la mayoría de los casos estos compuestos no pueden ser sintetizados por el organismo por lo que se hace imprescindible adquirirlas de fuentes externas como a través de la dieta. Entre sus funciones podemos destacar que realizan actividades catalizadoras en la mayoría (por no ser absolutos) de los procesos y funciones fisiológicas (con pequeñas modificaciones moleculares forman las enzimas). Las del grupo B, por ejemplo, son indispensables en la funciones cerebrales y metabólicas que se realizan en el organismo.
  • Minerales: son sustancias naturales, homogéneas e inorgánicas con una composición química definida que poseen una disposición ordenada de átomos de los elementos químicos que la componen. Desde el punto de vista nutricional los minerales son de gran importancia, están presentes en cientos de procesos que se realizan en el organismo y tienen funciones estructurales y formativas.
  • Agua: es una sustancia cuya molécula está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno (H2O). Es esencial en muchos de los procesos metabólicos que realizan los seres vivos. Tiene funciones anabólicas ya que es el medio donde se forman otras sustancias como triglicérido y proteínas y funciones catabólicas cuando actúa como disolvente lo que la hace un medio irremplazable a nivel molecular dentro del organismo. Así mismo realiza funciones de transporte de sustancias y regulación térmica. El cuerpo humano está compuesto por alrededor de un 75% de agua por lo que su consumo es esencial para que estemos saludables. Aun que es indispensable para la vida y se recomienda consumir al menos 2L al día, su sobreconsumo también puede provocarnos ciertas dolencias, sobre todo producto de la sobreexplotación ejercida a nuestros riñones.

Importancia de la nutrición adecuada para los niños

Importancia de la nutricion para los niñosLa nutrición es de gran importancia para cualquier persona independientemente de su edad, sin embargo, cuando somos niños en nuestros cuerpos ocurren cientos de procesos que determinarán aspectos de suma importancia en nuestra vida futura. En este momento todo aquello que comemos permitirá o no que nuestro cuerpo obtenga las materias primas que necesita para que podamos creces saludables. Nuestros huesos y estructuras musculares se encuentran en crecimiento constante, se crean importantes conexiones neuronales y el resto de nuestros órganos y sistemas de órganos hacen un esfuerzo máximo para que todo marche según el plan de la vida.

Una nutrición saludable, incluso desde las primeras etapas del embarazo, tiene un efecto importante en la salud, la seguridad y el bienestar de los niños. En primer lugar, evitará complicaciones y defectos de nacimiento. Mediante ella serán capaces de estar atentos y alertas. Una nutrición saludable ayuda a que los niños logren un crecimiento potencial, mejoren sus oportunidades de aprendizaje, estén menos expuestos a enfermedades y les proporciona energía. El bienestar nutricional de un niño tiene un gran impacto en su desarrollo físico, cognitivo y conductual.

En aquellos casos en que la nutrición es deficiente los niños puede presentar problemas tales como estatura baja y retraso en la llegada pubertad, deshidratación, irregularidades menstruales en el caso de las niñas, salud ósea deficiente y por consiguiente mayor riesgo de lesiones, bajo rendimiento académico y mayor riesgo de los trastornos alimenticios como desarrollo de alergias e intolerancias.

También te puede interesar:

No se admiten más comentarios