Importancia del suelo

En nuestro artículo de hoy, estaremos analizando varios aspectos relacionados con la importancia del suelo. Para empezar, debemos saber que se le llama suelo a la parte más externa de la corteza terrestre, la cual se ha ido formando producto a la ocurrencia de procesos como la desintegración y las alteraciones físicas y químicas que han sufrido las rocas y a partir de los residuos producidos por las actividades de los organismos vivos.

El suelo es una fina capa biológicamente activa cuyo proceso de formación ha ocurrido muy lentamente y tiene lugar desde hace siglos y en la cual podemos encontrar minerales, materia orgánica, organismos vivos como plantas y animales, aire y agua. En este proceso factores como la acción del agua, las variaciones de temperatura y la exposición a los vientos, han tenido un papel muy importante, así mismo el hecho de que los seres vivos a lo largo de su ciclo de vida depositan gran cantidad materia orgánica, incluso en el momento de su muerte cuando son descompuestos por microorganismos y pasan a formar una parte más de la superficie terrestre.

importancia del suelo rocosoAnalizar la importancia del suelo parte de comprender, al menos a grandes rasgos, como funciona el proceso de formación del mismo. En un primer momento, las rocas se quiebran en pequeños pedazos debido a la acción de los cambios de temperatura, las corrientes de agua y la aparición de grietas que posibilitan la entrada de los rayos solares y la congelación del agua que se filtra. Con el paso del tiempo y el carácter cíclico de estos procesos los pequeños trozos de roca se pulverizan y son arrastrados por el viento y las lluvias hasta depositarse en terrenos bajos. Más tarde aparecen pequeños organismos vegetales que encuentran condiciones favorables en esta sedimentación para reproducirse, debido a la acción de sus raíces y a que incorporan sustancias y materia orgánica de naturaleza ácida propician también la ruptura de las rocas. En este momento el suelo adquiere condiciones que lo hacen atractivo a pequeños organismos como lombrices, insectos, hongos, bacterias, entre otros que se alimentan de la corteza vegetal y que cuando mueren y se descomponen enriquecen al suelo como más materia orgánica. Así el suelo alcanza su estado más propicio para que organismos vegetales y animales más complejos puedan utilizarlo, formando así una parte esencial de casi todos los ecosistemas terrestres.

Habiendo leído estos dos pequeños párrafos probablemente ya te imagines que existen muchos tipos de suelo pues en su formación intervienen componentes que no son idénticos en todas las regiones del planeta, incluso varían significativamente dentro de la misma región, entre los más significativos se encuentran el tipo de roca que le dio origen, el relieve, su edad, la vegetación, el clima y los organismos vivos que lo frecuentan, donde están incluidas la acción del hombre. Es por ello que este es otro de los factores que puede influir cuando se hace un análisis sobre la importancia del suelo. Los tipos de suelo pueden clasificarse teniendo en cuenta varios aspectos, entre ellos: según su composición física y según los usos que le damos.

Según sus usos o funcionalidades el suelo puede clasificarse en:

  • Calizos: en ellos están presentes abundantes sales calcáreas, son secos y áridos por lo que no son recomendables para el desarrollo de las actividades agrícolas y se caracterizan por su color blanco.
  • Humíferos: Este tipo de suelo se caracteriza por la abundancia de materia orgánica en descomposición, es de color oscuro (esto hace que algunos le llamen suelo negro), retienen muy bien el agua. Todo lo anterior los hace excelentes para el cultivo.
  • Arenosos: Presentan escasa materia orgánica y no retienen el agua por lo que tampoco son aptos para la agricultura.
  • Pedregosos: Algunos le llaman suelo en su forma bruta debido a que como su nombre lo indica está compuesto por rocas lo que les impide la retención de agua y que sean buenos para la siembra.
  • Arcillosos: Aunque pueden parecer similares a los arenosos a simple vista, estos retienen el agua formando charcos. Están formados por granos finos que generalmente son de color amarillento. Luego de tratarlos pueden ser utilizados en la agricultura, sobre todo si se mezclan con humus.
  • Mixtos: Como suele suceder cuando existe tanta variedad también existen lugares donde se encuentran suelos con características intermedias entre otros tipos anteriores, los más comunes son los arenosos y arcillosos.

Por otra parte, según sus características físicas las clasificaciones son:

  • Litosoles: es un tipo de suelo que aparece comúnmente en pendientes y peñas rocosas. Por su pequeño espesor (menos de 10 cm) se caracteriza por estar cubierto por una capa de vegetación baja.
  • Cambisoles: estos son suelos de relativamente poca edad, donde predominó inicialmente la acumulación de arcilla. A su vez se pueden clasificar en vértigos, gleycos, eutrícos y crómicos.
  • Vertisoles: estos son suelos arcillosos que se caracterizan por su color negro, se localizan en superficies de poca pendiente y es posible detectar en ellos procesos de contracción y expansión.
  • Gleysoles: en ellos se puede encontrar agua de forma permanente o semipermanente con fluctuaciones de nivel freático, estos aproximadamente en los primeros 50 cm.
  • Luvisoles: su horizonte de acumulación de arcilla con saturación es superior al 50%.
  • Acrisoles: Muestran un marcado horizonte de acumulación de arcilla y baja saturación de bases.
  • Rendzina: Presenta aproximadamente 50 cm de profundidad. Es rico en materia orgánica que se deposita sobre roca caliza.
  • Fluvisoles: También son suelos de poca edad que se han ido formando por depósitos fluviales, comúnmente son ricos en calcio.

Más allá de complejas definiciones científicas suelo es aquello sobre lo que cultivamos nuestros alimentos, construimos, escavamos en busca de minerales y realizamos las más disímiles actividades diarias. Sin muchas más complicaciones pudiéramos decir que la importancia del suelo se debe a las funciones que desempeña tanto para el medio ambiente como para la sociedad humana, seguidamente te dejo una muestra que ampliaremos más adelante:

  • Regulación medioambiental: Mediante sus características y capacidades de amortiguación, filtrado, transporte y transformación de sustancias el suelo actúa como medio protector del agua e impide que lleguen a las fuentes más profundas diversos contaminantes que afectan la calidad del preciado líquido. Por otra parte, regula los impactos a los ecosistemas generados por fenómenos naturales como fuertes precipitaciones, acción de los vientos, nevadas, entre otros.
  • Sirve de soporte a las actividades humanas: El suelo es de gran importancia para las actividades humana. Sirve de base para el desarrollo de estructuras técnicas, industriales y socioeconómicas. Es fuente de materias primas como turba, grava, arena, arcilla, rocas, agua, etc. El suelo es el soporte y permitir el crecimiento de las plantas que por su parte nos proporcionan alimento tanto a humanos como a animales, siendo el principal recurso de las actividades agrícolas.
  • Producción de biomasa: el suelo sirve de base para el desarrollo de una amplia variedad de organismos vivos que a su vez contribuyen a crear un medio más propicio para el correcto funcionamiento de los ecosistemas terrestres. Entre otros elementos permiten el filtrado de agua, el desprendimiento de diferentes gases y la obtención de nutrientes utilizados por organismos más complejos.
  • Proporciona hábitats a miles de especies: El suelo es el hogar de un gran número de especies cuya presencia es de vital importancia en procesos como la descomposición, conversión y síntesis de sustancias.
  • Regula el clima: Contribuye a que los cambios de temperatura ocurran de forma gradual e intervienen en la fijación o retención de dióxido de carbono.

Importancia del suelo para la vida

importancia del suelo para la vidaTal vez pudiéramos pensar que la importancia del suelo para la vida solo radica en sus aplicaciones agrícolas pues es la que más comúnmente se trata, sin embargo, existen otros factores que también pueden aportar elementos a este análisis. Por ejemplo, el suelo interviene en el ciclo del agua y de otros elementos de gran importancia en el sostenimiento de la vida. En el suelo tienen lugar cientos de las transformaciones de energía y materia que se generan en los ecosistemas. Además de forma general y debido al largo proceso de formación que debe ocurrir para que se generen los diferentes tipos de suelo, este ha sido catalogado como un recurso escaso y no renovable, máxime cuando está siendo sometido, desde haces varias décadas, a intensivos procesos de degradación que implican su pérdida total o peligrosamente parcial.

El suelo es el elemento natural sobre el cual se genera la vida sin el cual no existirían las plantas, no pudiéramos disfrutar de los bosques ni de los cultivos agrícolas; brinda soporte, proporciona nutrientes y agua que utilizan los organismos vivos para su importancia del suelo para la vida 1desarrollo y actúa como filtro ante la contaminación ambiental. La erosión resulta ser el mayor riesgo que corren los suelos del planeta. Este fenómeno ocurre debido a la degradación producida por la acción de varios factores entre los que se encuentran la circulación del agua o hielo, la incidencia del viento, los cambios térmicos, la acción del hombre, entre otros. Si los suelos se degradan hasta erosionarse o hasta alcanzar niveles que los hagan inservibles tanto para las actividades humanas como para la generación de los ecosistemas, se degrada el medio ambiente de forma general, afectando finalmente a la vida en el planeta.

El suelo alberga aproximadamente una cuarta parte de la biodiversidad de nuestro planeta. Millones de microorganismos entre los que se pueden encontrar bacterias, hongos y protozoos habitan en el suelo, por otra parte, otros más complejos como insectos, ácaros y gusanos también encuentran refugio en él. Es tanta la vida que puede encontrarse en el suelo que muchos lo llegan a dar la categoría de “organismo vivo” y algunos estudios han demostrado que hay más organismos en un puñado de suelo fértil que personas en el planeta.

Importancia del suelo para los seres vivos

importancia del suelo para los seres vivosSiendo un elemento esencial de la gran mayoría de los ecosistemas terrestres, el suelo es un componente fundamental de los procesos que sostienen la vida. Este constituye el hábitat de una gran variedad de microorganismos y pequeños animales que a su vez le aportan gran parte de la materia orgánica que podemos encontrar en su composición. Según la FAO […] Una hectárea de tierra fértil puede contener más de 300 millones de pequeños invertebrados: insectos, arañas, lombrices y otros animales diminutos. La tierra que cabe en una cuchara puede encerrar un millón de bacterias, además de cientos de miles de células de levaduras y pequeños hongos. […] Como ya comentamos interviene en el ciclo del agua y en la transformación de elementos y energía que son luego utilizados por los organismos. En el caso de los seres humanos en particular es una de las principales fuentes de alimento y garantiza que se desarrollen cientos de actividades que ni siquiera nos percatamos que ocurren pero que de ellas dependemos en gran medida. Estos y otros aspectos que seguiremos viendo a lo largo del artículo tratarán de ilustrar la importancia del suelo para los seres vivos.

Tal vez para algunos de nuestros lectores sea mucho más fácil identificar la importancia de las plantas o del agua que comprender la importancia del suelo para los seres vivos. Pero el hecho es que el simple y polvoriento unas veces, anegado otras o tan rocosos que nos hace difícil el caminar, el modesto suelo, es realmente un elemento que puede determinar incluso la continuidad de la vida en el planeta tal y como la conocemos hoy.

Las plantas desempeñan una función indispensable para la vida de todos los organismos vivos. Nuestro cuerpoimportancia del suelo para los seres vivos 1 recibe la materia prima fundamental para realizar sus funciones través de los organismos vegetales que crecen en el suelo; donde los microorganismos disuelven las    sustancias químicas que lo componen y las hacen aceptables para las plantas. Estas sintetizan   sustancias simples que obtienen a partir del suelo, el aire, la lluvia y la luz solar hasta convertir estos carbohidratos en aminoácidos y proteínas, pero todo parte de la fertilidad del suelo. Ni el hombre ni los animales son capaces de sintetizar las proteínas directamente de los elementos. Por su parte las plantas no prosperan sin los microorganismos o los minerales del suelo. Sin la debida fertilidad del suelo, el proceso se paralizaría. Así mismo para que los microorganismos sigan vivos, es necesario añadir a la tierra grandes cantidades de materias orgánicas y que esta se descomponga, por ejemplo, el moho que se forma de las hojas secas que caen de los árboles.

Importancia del suelo para la vida humana

importancia del suelo para la vida humanaLa importancia del suelo para la vida humana o la relación de los humanos y el suelo es tan antigua como la humanidad misma. El hombre primigenio buscó refugio en las cavernas que se formaban en el suelo, sobre él avivó el fuego para calentarse, forjar sus armas y cocinar su comida. El suelo, sus irregularidades y variaciones le permitieron crear trampas y emboscar a sus presas. Más tarde creó viviendas y estás mayormente estaban soportadas sobre el suelo, luego aprendió a cultivar, naciendo así la agricultura, desde este día también aprendió que en él se desarrollan las plantas, de las cuales podía obtener los alimentos y materiales que le brindarían abrigo y comodidad.

Con cientos de años de estudio, experimentación y análisis del suelo el hombre descubrió que este es un elemento natural de gran complejidad en términos de los procesos físicos, químicos y biológicos que se desarrollan en su interior o con su participación. Estos procesos, a su vez mantienen la vida de otros sistemas, los ciclos de nutrientes y del agua, regulan el clima y evitan el calentamiento global y, por tanto, favorecen la vida humana.

Importancia del suelo en la agricultura

importancia del suelo para la agriculturaAgricultura: Conjunto de actividades y conocimientos desarrollados por el hombre, destinados a cultivar la tierra o suelo y cuya finalidad es obtener productos vegetales para su propia alimentación y la del ganado.

A partir de esta definición podemos decir que desde tiempos remotos el ser humano identificó la importancia del suelo en la agricultura. Aunque no tenía todos los elementos que conocemos hoy sobre este importante recurso sabía que de él provenían gran parte de los alimentos que consumía. Más tarde aprendió a cultivar y a tratar de alguna forma de domesticar a ese ser que por las riquezas que aportaba era ya parte directa de su vida y su desarrollo.

En 10.000 años, tiempo que se estima en que aproximadamente se inició la explotación del suelo en funciones agrícolas, los pueblos han descubierto el valor alimenticio de plantas y animales salvajes, domesticándolos y criándolos.  Es en Mesopotamia, en el fértil valle que se ubica entre los ríos Tigres y Éufrates (actualmente Iraq), donde se sitúan los primeros testimonios sobre prácticas agrícolas realizadas por el hombre. A partir de ahí, la agricultura se fue expandiendo a otras tierras que de igual forma entendieron su importancia. Durante las civilizaciones Sumeria y Babilónica, esta actividad se desarrolló considerablemente, llegándose en muchas regiones a diferenciar los suelos por su fertilidad y a introducir novedosas técnicas de riego y retención de humedad. Actualmente existen muchos más elementos que permiten dilucidar más fácilmente la importancia del suelo en la agricultura. Sólo el 12% de la superficie de la tierra es fácilmente cultivable y de ellos y otro pequeño por ciento, que pese a cientos de dificultades son utilizados en labores agrícolas, proviene cerca del 95 % de los alimentos que se importancia del suelo para la agricultura 1consumen actualmente en el planeta.

 El suelo fértil ha ido disminuyendo a un ritmo acelerado en las últimas décadas, lo que compromete la capacidad de los agricultores de producir alimentos para sostener a una población mundial que, según las previsiones, debe alcanzar los 9 mil millones de habitantes para el 2050. En un suelo fértil debidamente abonado, con la presencia de bacterias, lombrices, hongos, ausente de fertilizantes químicos y pesticidas, se producirán cultivos fuertes y doblemente nutritivos.  En cambio, un suelo pobre se producirán alimentos con bajos niveles de proteínas, enzimas y minerales. Por otra parte, se conoce que los vegetales desarrollados en terrenos sanos no atraen a los insectos como los de suelos pobres. La cubierta vegetal de la capa superior del suelo le proporciona protección contra el impacto de las gotas de lluvia evitando su dispersión, por su parte las raíces de las plantas ayudan a disminuir el arrastre por la acción del agua y el aire. La fertilidad de un suelo depende de las características físicas y químicas de éste. Entre otras se pueden mencionar la textura, estructura, profundidad y pendiente por su parte entre las químicas están la materia orgánica, el pH, la salinidad, la capacidad de intercambio catiónico y el porcentaje de saturación que presente.

Por otra parte, la importancia del suelo en la agricultura se debe a que el rendimiento de los cultivos está estrechamente determinado por la productividad de este recurso, que, a su vez, depende del correcto o incorrecto manejo que reciba, existiendo una serie de factores que influyen directamente en el óptimo crecimiento de las cosechas como son: la capacidad de retención de agua, la densidad, la porosidad, la estructura y la salud de forma general.

Importancia del suelo para la seguridad alimentaria

importancia del suelo para la seguridad alimentariaEl término Seguridad alimentaria hace referencia a la disponibilidad de los alimentos, tiene en cuenta el acceso de las personas a ellos y el aprovechamiento biológico que se hace de los mismos. La importancia del suelo para la seguridad alimentaria, por su parte, se refiere al papel determinante que desempeña el suelo como uno de los elementos fundamentales en la producción de alimentos. […] El 95% de la producción de alimentos en el mundo depende de una u otra forma de los suelos […].

Con el incremento excesivo de la población humana de las últimas décadas se han aplicado técnicas que ponen en peligro la disponibilidad de los suelos fértiles o con posibilidades para el desarrollo de la ganadería. La agricultura intensiva es uno de ellos, esta propicia comúnmente el agotamiento de la fertilidad de los suelos de cultivo y por ende que se ponga cada vez más en peligro la seguridad alimentaria de varias regiones del planeta. Según algunos datos que pudimos consultar se estima que el 40 % de los suelos agrícolas del planeta se encuentren con altos niveles de degradación, siendo África el continente más afectado y donde se estima que de continuar el proceso acelerado hacia la pérdida de las propiedades de los suelos solo se podrá producir alimentos para un cuarto de su población total.

Importancia del suelo para las plantas

importancia del suelo para las plantasPara tratar sobre la importancia del suelo para las plantas debemos partir de que estas son probablemente los organismos vivos que de forma general se relacionan más directamente con el suelo, siendo el tipo y características de este, elementos determinantes en la distribución de las diferentes especies vegetales que habitan la Tierra. De ahí a que existan tantas diferencias entre las plantas que pueden ser cultivadas en algunas regiones mientras que en otras resulta prácticamente imposible su desarrollo natural, incluso cuando otros factores medio ambientales determinantes como el clima y la disponibilidad de agua resultan semejantes. Este fenómeno se observa mayormente con carácter local o regional y es influenciado tanto por las propiedades físicas y químicas del suelo como por otros factores ambientales de alcance regional que inciden en estos como pude ser el relieve o forma del paisaje y la influencia de la actividad de los seres vivos que se encuentran en el área. Sin un suelo fértil y con las características de acidez, estructura, densidad, porosidad y humedad las plantas serían incapaces de desarrollarse, no sería posible que germinaran las semillas o que las raíces pudieran sostenerse y absorber las sustancias simples que luego se convertirían en otras más complejas que forman parte de la base del desarrollo no solo de las propias plantas sino de todas las demás especies de seres vivos.

Importancia del suelo como recurso natural

importancia del suelo como recurso naturalHasta este punto del artículo que nos ocupa hoy hemos apreciado cuan basta es la importancia del suelo desde diferentes aristas. Ahora bien ¿Cómo valoramos la importancia del suelo como recurso natural? Podemos empezar diciendo que el suelo, así como el gas natural o el petróleo está considerado un recurso natural finito y no renovable, pues el tiempo necesario estimado para su recuperación va más allá del límite de la vida humana.  La mayor reserva de carbono orgánico terrestre se encuentra almacenada en el suelo y no en las plantas como muchos pudieran pensar, el suelo es determinante en el ciclo del agua, evita la desertificación y es un elemento regulador del cambio climático entre muchos otros beneficios que aporta al planeta y por supuesto a cada forma de vida que habita en él.

Las malas prácticas agrícolas, unido a otros factores que de igual forma afectan al medio ambiente como la contaminación ambiental, la pérdida de las fuentes de agua o el calentamiento global ponen en peligro la disponibilidad de este importante recurso. Por otra parte, también se pueden mencionar factores específicos relacionados con los malos manejos de las producciones agrícolas como la eliminación de la materia orgánica de la superficie terrestre, el exceso de irrigación, el uso de agua de mala calidad y la aplicación de fertilizantes, herbicidas y pesticidas con altos niveles de toxicidad, que agotan los nutrientes más rápido de lo que son capaces de formarse, lo que lleva finalmente a la degradación de los suelos fértiles.

Importancia del suelo en el ecosistema

En el planeta en que vivimos existe una gran biodiversidad. Nuestro mundo sorprende por la gran variedad de ecosistemas y paisajes que podemos encontrar de una latitud a otra y a lo largo de los meridianos. En esta gran biomasa existe un elemento que, aunque no se considera un ser vivo, de sus funciones depende el equilibrio y desarrollo de estos. Este hecho explica por si solo la importancia del suelo en los ecosistemas. El suelo, junto a la biodiversidad y los efectos del clima se consideran elementos condicionantes del equilibrio ecológico de la Tierra. Como ya vimos anteriormente el suelo proporciona hábitats a miles de especies de pequeños organismos cuya presencia es de vital importancia en procesos como la descomposición, conversión y síntesis de sustancias que constituyen la base del desarrollo de cualquier ecosistema. Estos organismos, que van desde seres unicelulares hasta pequeños mamíferos propician la descomposición de la materia orgánica y con ello que se regeneren las características del suelo. Así mismo moldean su estructura para que se lleve a cabo la retención del dióxido de carbono y regulan el crecimiento de las especies vegetales.

Por otra parte, la importancia del suelo en los ecosistemas radica en que brindan protección ante los cambios climáticos y la acción de los demás elementos naturales, evitan, junto con la presencia de las plantas la erosión, almacenan y purifican el agua necesaria para el desarrollo de los demás seres vivos. Cuanto más rico es el suelo de un ecosistema más especies de animales lo habitan, creándose varias cadenas alimenticias que contribuyen a mantener el equilibrio ecológico de la región donde esté ubicado.

Importancia del suelo vegetal

Se conoce como suelo vegetal al suelo en el cual los organismos autótrofos han producido cierta cantidad de materia orgánica. Los organismos autótrofos son aquellos capaces de sintetizar los metabolitos que necesitan para desarrollarse a partir de sustancias inorgánicas, utilizando para ellos la luz solar. En palabras simples se podría decir que son capaces de crear sus propios alimentos absorbiendo la energía solar para transformar sustancias básicas en sustancias más complejas (materia orgánica). En este suelo están contenidos los elementos químicos que necesitan los organismos más complejos para su desarrollo. Una vez que estos organismos complejos mueren se descomponen por la acción de los organismos descomponedores y devuelven la materia orgánica al suelo quedando convertidos nuevamente en sustancias simples que dan nuevo inicio al ciclo de la vida y contribuyen a la formación del llamado suelo vegetal. Una vez leído lo anterior, será fácil entender que la importancia del suelo vegetal radica en que es aquella capa donde se genera y regenera la vida, de él parten todas las sustancias que transitarán por varias etapas, estados y organismos hasta regresar nuevamente al suelo solamente para volver a empezar a formar parte del desarrollo de otro organismo vivo. De acuerdo a su composición, el suelo vegetal puede ser clasificado en arenoso, arcilloso, rocoso y orgánico.

Importancia del suelo arcilloso

La importancia del suelo arcilloso se puede analizar teniendo en cuenta que es propicio para la producción agrícola de ciertas especies, aunque, como veremos, no es el más idóneo de forma general para las labores agrícolas. El suelo arcilloso o suelo pesado, como también se le conoce, suele ser un dolor de cabeza para los agricultores debido al pobre drenaje que lo caracteriza y a que tiende a compactarse y deshacerse en terrones cuando está húmedo o seco, siendo muy trabajoso de utilizar en estas labores. Normalmente para mantenerlo fértil y productivo es necesario enriquecer sus propiedades añadiendo grandes cantidades de materia orgánica. Se caracteriza además por tener partículas muy pequeñas por lo que absorbe y retiene más agua. Esto hace que esté mal aireado y el drenaje sea pobre permitiendo que se unan o formen los famosos terrones al secarse. Comúnmente son de color rojo o rojizo y se forman charcos con facilidad. Pese a todos estos inconvenientes existen varios tipos de cultivo que se desarrollan bien en suelo arcillosos, entre ellas: repollos, brócoli, cualquier planta de esta familia y el girasol. Así mismo especies más grandes como el manzano, el peral, el cerezo, el avellano, el nogal, el membrillo, el laurel, los groselleros, algunas plantas medicinales como la menta, la melisa y la consuelda.

Importancia del suelo arenoso

Los suelos arenosos se caracterizan por tener una textura granular de hasta 50 cm de profundidad y por su baja retención de nutrientes y agua. Para que sean producticos y puedan tener alguna importancia en la producción de alimentos deben ser enriquecidos mediante la fertilización inorgánica, la adición de abonos orgánicos (para obtener los resultados esperados debe ser enterrado en el suelo) y evitarse el sobrepastoreo. Este es el más ligero de todos los tipos de suelos, por lo que es más propenso a la erosión debido a la acción del agua y el viento. Así mismo, es el más poroso y por ende al que más trabajo le supone la retención de agua. Pese a estos inconvenientes la importancia del suelo poroso no es subestimada por los agricultores pues con relación a otros tipos de suelo tiene la ventaja de calentarse con mayor rapidez durante la primavera, permitiendo que si las condiciones climáticas son adecuadas puede adelantarse la fecha de siembra de numerosos cultivos. En este tipo de suelo las raíces de las plantas e encuentran bien aireadas y, por otra parte, con la adición de la cantidad adecuada de materia orgánica y debido a sus niveles de acidez es propicio para para el cultivo de varias especies de plantas. En ellos se deben utilizar fertilizantes de acción lenta y aplicar un sistema de riego continuo en lugar de uno abundante pero muy espaciado. Es ideal para plantas adaptadas a la sequedad como: la salvia, el romero, la lavanda, el hinojo, tubérculos y raíces como la patata, la batata, la yuca, el ñame, el boniato, las chufas, el nabo, la remolacha, el rábano, la zanahoria y el apio. También es propicio para bulbos como el ajo, la cebolla, los cebollinos y el puerro. La col, la coliflor, el brócoli, la lechuga y árboles como los cítricos, la higuera, el manzano, el almendro, el granado, el algarrobo, el laurel y el olivo se adaptan muy bien.

Importancia del suelo en la ingeniería civil

Los suelos se forman producto de la desintegración de las rocas que forman la corteza terrestre debido a acción de agentes atmosféricos y de los diferentes procesos que tienen lugar en la naturaleza. Este proceso, como ya hemos visto con anterioridad, puede durar milenios y finalmente se obtienen este elemento esencial que tiene tanta utilidad para las personas como es el suelo. Además de todas las esferas que ya hemos analizado a lo a lo largo del artículo, no podía dejar de mencionar, aunque fuera muy brevemente la importancia del suelo en la ingeniería civil. Comúnmente en esta rama al suelo se le dan tres connotaciones fundamentales:

  • Como material de construcción: de él se obtienen minerales, otras sustancias y suelo mismo con propiedades específicas que se han utilizado durante milenios para la construcción de las más disimiles edificaciones desde tumbas hasta grandes puentes y rascacielos.
  • Como base de apoyo para edificaciones: Todo o casi todo lo que el hombre ha construido necesita estar apoyado directa o indirectamente sobre el suelo.
  • Como masa o talud que debe ser contenido: en varias esferas de la ingeniería civil el suelo es removido y apilado en cuyo caso debe ser contenido pues puede llegar a desmoronarse, lo mismo pasa en su estado natural cuando por la acción de los elementos o del hombre el suelo pierde su estabilidad pudiendo afectar construcciones cercanas por lo que también debe ser contenido mediante la construcción de otras estructuras.

Importancia del suelo para niños de primaria

Como plantear la enseñanza de la importancia del suelo para niños de primaria, es a veces un tanto complicado. Es por ello que queremos compartir algunas ideas que creemos que puedan ser de utilidad si te enfrentas a este proceso. Lo primero que debemos hacer cuando tratamos de enseñar algo a los más pequeños de la casa es ponernos en su lugar pues aun no son capaces de entender la magnitud total de temas tan importantes como la importancia del suelo. Debemos primero darles un acercamiento simple, tratar de mantener siempre su perspectiva y desde ella llevar al complicado suelo a sus pequeños mundos e intereses. Está demostrado que a nuestros niños les suelen gustar las plantas, el color verde es uno de los primeros que capta su atención es normal que les llamen mucho la atención las flores y las frutas. Entonces aprovechando estos hechos podemos partir explicándoles que del suelo se alimentan las plantas y muchos animales pequeños como las hormigas, arañas, ciempiés y otros insectos encuentra alimento y hogar. También podemos seguir explicando que como parte de la cadena alimenticia estos transfieren sustancias a sus depredadores hasta llegar al ser humano y que todo este proceso parte del simple suelo con que le gusta jugar cuando la lluvia lo moja. También es de suma importancia que nuestros niños, desde edades muy tempranas aprendan que es muy importante cuidar el suelo y que existen cientos de cosas que pueden hacer para contribuir, por ejemplo:

  1. No arrojar productos de desecho o basura en la tierra, sino en los lugares destinados a este fin pues muchos resultan venenosos para el suelo. Entre ellos la gran mayoría de los disolventes y productos de limpieza, el metal, el plástico, el vidrio, el papel, el cartón y otros.
  2. Mantener siempre una postura firme contra la deforestación de los bosques.
  3. Sembrar tantos árboles como puedan y cuidar los que ya tenemos.
  4. También puedes enseñarles lo que es el compost, su producción les puede resultar muy interesante y aprenderán la importancia de este fertilizante natural para que los suelos estén airados y tengan buena textura para la producción de alimentos.

Los niños deben saber que las malas prácticas agrícolas, la deforestación, la urbanización, el sobrepastoreo y la contaminación están mermando la fertilidad de los suelos del planeta y cuanto necesitamos este recurso para el desarrollo de nuestras sociedades. Así mismo deben conocer que de él y luego de muchas reacciones químicas y físicas que realiza la naturaleza se obtienen las manzanas y otras frutas que le gustan tanto, que su casa, su escuela y hasta el parque de diversiones que vista con el abuelo se encuentran allí porque el suelo es capaz de sostener su peso y que al igual que nosotros, la mayoría de los animales que ve en la tele o el zoo tienen una relación de la cual depende su vida con el suelo.

 

También te puede interesar:

No se admiten más comentarios