Importancia de los valores

Hola amigo lector, en el artículo de hoy trataremos de poner a tu disposición algunas consideraciones sobre la importancia de los valores. Aunque existen varias acepciones para la palabra valor, esta vez estaremos conversando sobre los valores éticos. Como punto de partida te diré que los valores, en el terreno de la ética, son propiedades que se le atribuyen a los “objetos” que permite percibir su grado de importancia.

Cuando hablamos de objetos en este sentido y en el marco de la importancia de los valores, estaremos teniendo en cuenta tanto a los objetos físicos como a aquellos denominados objetos abstractos, por ejemplo: las acciones. Los valores también pueden ser conceptualizados como características que se le atribuyen a un objeto por una persona o grupo de estas, que hacen que se modifique el comportamiento y las actitudes que manifiestan los propios individuos. Los valores son el resultado de una valoración o interpretación que hace el individuo o grupo de la importancia, utilidad, interés, deseo o belleza atribuible al objeto.

Importancia de los valores. Orígenes de la ética.

Importancia de los valores. HistoriaPara continuar luego tratando sobre la importancia de los valores debemos partir de sus orígenes. Esto nos lleva a los albores mismos de la filosofía, donde una de las ramas que ganó inmediatamente atención fue la ética. El origen de esta última se encuentra enmarcado en la Grecia Antigua en el momento en que se empieza a afianzar la reflexión filosófica. De forma muy resumida, su campo de acción u objeto de estudio pretende exponer de forma coherente los análisis y conclusiones sobre la moral, el deber, la virtud y lo que debe ser el buen vivir.

« 1 de 2 »

En este contexto filosófico de la ética, donde se manejan criterios que exponen juicios morales sobre que es bueno, malo, correcto, incorrecto, permitido u obligatorio se tienen muy en cuenta los valores. Estos, al exponer el grado de importancia de “algo” que el ser humano realiza de forma libre y consiente, permiten establecer juicios sobre los actos que hacen posible que las personas puedan conducir sus acciones para que sean valoradas como éticamente correctas.

Tipos de valores.

Los valores pueden ser clasificados como relativos o absolutos/universales. Esta clasificación también afecta el grado mismo de importancia de los valores que entendemos y aplicamos como seres sociales. Cuando nos encontramos frente a los primeros (relativos), comúnmente estos establecen lo que es éticamente correcto para una persona o grupo cultural determinado. Estos pueden clasificarse como de carácter subjetivo y muy dependientes de puntos de vista y apreciaciones de la persona o grupo donde se establecen.

Por su parte los valores absolutos o universales son aquellos que no tienen en consideración puntos de vista personales o culturales. Estos fueron establecidos y han evolucionado de forma general desde que los seres hemos vivido en comunidad. Su función ha sido la de establecer principios que guíen un estándar correcto de comportamiento hacia los demás. En este sentido, la honestidad, la responsabilidad, la verdad, la solidaridad, la cooperación, la tolerancia, el respeto y la paz, entre otros, se consideran valores universales.

Criterios de clasificación de los valores.

Para comprender mejor la importancia de los valores, muchos autores proponen clasificarlos teniendo en cuenta varios criterios. Seguidamente te dejo algunos que te ayudarán identificar su importancia y campo de acción:

Valores personales.

Valores personalesLos valores personales, como su nombre lo indica, son aquellos inherentes a una persona. Se consideran principios esenciales sobre los cuales construimos nuestra vida. A su vez, establecen una guía que nos permite relacionarnos con otras personas o grupos sociales. Por lo general, son una mezcla de valores familiares y socioculturales, a la cual se le van sumando apreciaciones individuales que se van creando según nuestras propias experiencias de vida.

Valores morales.

Los valores morales están formados por las actitudes y comportamientos presentes en una persona y que una sociedad considera esenciales para la convivencia, el orden y el bienestar general de todos sus individuos.

Valores espirituales.

Los valores espirituales, por su parte, hacen referencia a la importancia que damos a aspectos no materiales de nuestras vidas. Son parte de nuestras necesidades humanas y nos permiten sentirnos satisfechos. Añaden significado y fundamento a nuestra vida, al igual que las creencias religiosas.

Valores familiares.

Valores familiaresLos valores familiares son aquellos que se aprecian en los individuos que forman una familia y permiten valorar la actitud general de esta como buena o mala. Estos son trasmitidos a los individuos más jóvenes, mediante la educación y el propio comportamiento familiar, a partir de las creencias y valores de los más viejos.   Son considerados como los principios básicos y las pautas de nuestro comportamiento inicial en la sociedad. Evoluciona en cada generación, donde los individuos aportan sus propias apreciaciones y valoraciones de la vida. Forman parte de la historia y legado familiar que será transmitido a las generaciones por venir.

Valores materiales.

Los valores materiales son aquellos que se encuentran relacionados con la satisfacción de nuestras necesidades básicas como la comida, la ropa, los medios que nos proporcionan protección de los elementos, entro otros. En otras palabras, están relacionados con aquello que permite nuestra supervivencia. Son necesidades fundamentales, parte de la compleja red que se crea entre los valores personales, familiares y socioculturales. En determinadas situaciones extremas, los valores materiales pueden entrar en contradicción con los demás valores.

Valores socioculturales.

Los valores socioculturales son los que se aprecian en una sociedad determinada. Cambian con el tiempo y pueden coincidir o no con nuestros valores personales y/o familiares.   Constituyen una mezcla compleja de valores diferentes, en ocasiones se contradicen entre sí o plantean un dilema.

Importancia de la formación de valores

Importancia de la formacion de valoresores2La formación de valores es un proceso que inicia en la infancia temprana de todos los individuos y es de suma importancia para el resto de nuestras vidas. Nuestras primeras percepciones sobre la importancia de los valores, nos llegan cuando aprendemos a apreciar las cosas que satisfacen nuestras necesidades básicas y especialmente a las personas que nos las brindan. Este es, probablemente, el primer comportamiento de los demás hacia nosotros se convierte en la principal referencia de lo que es valioso. Es por ello que, en el proceso de formación de nuestra personalidad, las actitudes y comportamiento de las personas con que interactuamos desde nuestros primeros días, son definitivos. Su legado determina en gran medida lo que posteriormente se convertirá en nuestras creencias y principios más importantes.

A través de familia se forman las primeras opiniones y figuraciones de lo que es correcto o incorrecto. Es este marco se reciben, por primera vez las nociones de lo que los demás esperan de nuestro comportamiento y de lo que ellos, nuestros referentes, asumen como educado. De la familia nos llega el legado más cercano y más antiguamente atesorado de los valores que han marcado al grupo durante mucho tiempo. En este primer acercamiento de los jóvenes con los valores familiares, que más tarde formarán parte de sus valores personales, la consistencia y coherencia del comportamiento de nuestros padres fortalece nuestra formación.

Más tarde, cuando por fin salimos del marco del hogar y empezamos a relacionarnos con otras personas, poco a poco vamos percibiendo la importancia de la formación de valores que han iniciado nuestros padres y parientes cercanos. Ahora, otras personas, en un contexto más agresivo, nos valoran de acuerdo a como actuamos. Por primera vez, cuando nos relacionamos con otras personas, comenzamos a sentir presiones sociales y de valores diferentes a los nuestros. En este momento la fuerza de los valores formados por nuestros padres se pone a prueba.

Importancia de la formación de los valores en el hogar

Importancia de la formacion de valores en el hogarMuchas veces, a lo largo de nuestras vidas, los valores se confunden con los hábitos y en esta concepción errónea, muchos padres esperan que la escuela forme los valores que no fueron inculcados en el hogar. Esto, simplemente no es posible, la escuela no satisface las necesidades básicas de la vida y, por ende, no podemos obtener de ella esas primeras percepciones que nos debe inculcar el marco familiar.

La escuela juega un papel definitivo en la comprensión de la importancia de los valores y  es un marco propicio para fortalecer aquellos que se formaron en el hogar. Los nuevos modelos a seguir que encontramos en los maestros y líderes estudiantiles nos ofrecen nuevas perspectivas que poco a poco también iremos incorporando a nuestros valores personales. Paradójicamente y en ocasiones, estas nuevas perspectivas vienen acompañadas de valoraciones que ponen a prueba nuestras propias nociones de lo que es correcto, bueno o aceptable. En este momento se pone de manifiesto la importancia de la formación de valores y sus primeras etapas. Si las influencias que nos llegan del medio no son las más adecuadas y no tenemos una base moral lo suficientemente sólida como para poder percibir la dimensión real de estas, seguramente quedaremos expuestos a formas de actuar que pueden llegar, incluso, a tener consecuencias desastrosas.

Es difícil formar valores

La importancia de la formación de valores también es más significativa porque no es un proceso simple, ni corto. Como ya vimos, inicia en nuestros primeros días y continúa prácticamente hasta que morimos. A diferencia de las normas que deben ser cumplidas; incluso en contra de nuestra voluntad, los valores son convicciones y comportamientos que decidimos seguir espontánea y voluntariamente ya que hemos aprendido su importancia debido a los beneficios que producen, tanto desde el punto de vista individual como colectivo.

Es de aquellas personas que desempeñan un papel de liderazgo en nuestras vidas de quienes adquirimos mayormente nuestros valores. En estos roles es común que encontramos a nuestros padres, hermanos mayores, abuelos, parientes, maestros, profesores y jefes. Sin embargo, para transmitir algo, primero hay poseerlo. Los valores solo se transmiten a través del ejemplo de las actitudes y comportamientos diarios. Rara vez, los valores se pueden formar con solo explicarlos o mediante una lista de lo que se considera correcto o incorrecto.

Las disímiles decisiones que tomamos diariamente son un reflejo de nuestros valores y creencias. En cada una de ellas va un poco de quienes somos y en que creemos. Es por ello que en el proceder de lo que se considera moralmente correcto de una persona, intervienen mucho los valores que hayan sido formados en ella. Bajo estos términos, si es difícil e implica un alto grado de responsabilidad, tratar de formar valores en quienes tenemos a nuestro cargo. Al hacerlo no solo estamos tratando de dar un propósito a la vida de una persona en la búsqueda de su realización personal, sino que además la preparamos para que brinde aportes positivos a la sociedad.

La importancia de los valores radica también en que para que una comunidad funcione armoniosamente es necesario contar con reglas compartidas que guíen el comportamiento de sus miembros, de lo contrario esta no funcionará satisfactoriamente para la mayoría.  Cuando las familias, las escuelas, las empresas y la sociedad en general funcionan mal, muchas veces se debe a la falta de valores compartidos, lo que se refleja en la falta de consistencia entre lo que se dice y lo que se hace. Por ejemplo, es difícil enseñarles a nuestros hijos tolerancia si nuestros líderes y gobernantes constantemente insultan a aquellos con quienes no están de acuerdo.

La educación basada en la formación valores positivos, ayuda a una persona a determinar cómo abordar una situación o una relación con otras personas. Le brinda un componente importante para determinar cómo interactúa y actúa a largo plazo. Es por ello que proporcionar una educación sobre valores positivos desde una edad temprana brinda una guía de principios que se aplicará a lo largo de toda la vida de ahí otro punto de análisis que nos muestra la importancia de los valores.

Importancia de los valores organizacionales

Importancia de los valores organizacionalesDesde nuestro humano punto de vista, algunas cosas siempre han sido más importantes que otras. Es por eso que valoramos personas, ideas, actividades y objetos de acuerdo a su significado para nuestra vida. Los criterios utilizados para dar valor a esos elementos han variado a lo largo de la historia y dependen, a su vez, de la importancia de los valores que cada persona asume a partir del proceso de asimilación que ha vivido. Así mismo estos criterios también están influenciados por un lugar y memento histórico.

De igual forma ocurre con las organizaciones, las cuales, desde un punto de vista colectivo, también definen parámetros que les permite actuar y tomar decisiones en un contexto dado. En el marco de una organización los valores permiten que sus miembros interactúen armoniosamente. Los valores afectan su formación y desarrollo como individuos, al mismo tiempo hacen que sea más fácil alcanzar objetivos que serían imposibles de cumplir individualmente.

En la cultura organizacional de una empresa, los valores son la base de sus actitudes, motivaciones y deben tratar de satisfacer las expectativas de los empleados: los valores definen su comportamiento. Si estos no tienen el mismo significado para todos los empleados, su trabajo diario será más difícil y engorroso.   El ambiente de trabajo se volverá tenso, las personas sentirán que no todas se mueven en la misma dirección y este desorden organizativo afectará en como son percibidas las actividades empresariales por los clientes. Al ser un pilar de una empresa, los valores no solo deben definirse, también deben mantenerse, promoverse y diseminarse. Solo entonces los trabajadores tendrán una mejor oportunidad de comprenderlos y usarlos en sus actividades diarias.

Utilidad de los valores para una organización

Los valores organizacionales tienen un gran importancia y utilidad en el buen funcionamiento de una empresa. Cuando se logra que tengan el mismo significado para todos los miembros de la misma o al menos para la mayoría, juegan un papel importante en la eficiencia y efectividad que se pretende lograr en cualquier organización.  Sin embargo, para que tengan el impacto esperado es necesario que se cumplan varios aspectos:

  • Que identifiquen y caractericen a la organización.
  • Deben ser compartidos y tener la misma importancia para todos o al menos, para la gran mayoría.
  • Se practican en todos los niveles de la organización. En este sentido y de forma análoga de lo que pasa en un hogar. Los líderes al igual que los padres deben ser los primeros en creer en ellos y utilizarlos en sus actitudes y decisiones diarias.

Importancia de los valores organizacionales

La importancia de los valores para una organización tiene que ver mucho en cómo se reflejan e influyen estos en el colectivo de trabajadores. Así mismo en cómo los hace más capaces de aporta beneficios a esta. Los valores de una organización son los pilares de su cultura y a su vez, facilitan y aseguran la integración y el crecimiento de sus miembros. La coherencia de esa cultura, o sea, el grado de coherencia entre lo que sus miembros dicen y hacen, es lo que determina el nivel de armonía y rendimiento de la organización. La consistencia de los valores y su aplicación en el seno de una organización hace posible que su cultura se forme gradualmente y se consolide mediante la coherencia y consistencia entre lo que dicen y hacen sus miembros.

Cuando los valores se cumplen de forma espontánea, la cultura organizacional es fuerte. Los patrones de comportamiento específicos pueden ser reconocidos, transmitidos y apropiados por todos los miembros de la misma. En este contexto es posible entonces que los trabajadores:

  • Se relacionen y funcionen mejor en aras de conseguir metas colectivas.
  • Estén mejor coordinados y preparados desde la planificación mismas de las tareas y logren sus metas de manera eficiente.
  • Entiendan mejor y sean más consciente de sus tareas y objetivos a corto, mediano y largo plazo de la organización a la que pertenecen.
  • Puedan ser colectivamente más creativos y efectivos a la hora de enfrentar los desafíos.
  • Aporten soluciones prácticas con mayor facilidad en función de enfrentar los desafíos y necesidades de tanto específicas como generales.
  • Se sientan más realizados como individuos al cumplir con funciones que entienden, valoran y aprecian como importantes.
  • Asocien su realización personal con el cumplimiento de sus tareas profesionales.

 

También te puede interesar:

No se admiten más comentarios