Importancia de la Vitamina E

Hola amiga(o), como parte de la serie que venimos siguiendo, en este artículo conversaremos sobre la importancia de la vitamina E. Esta pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles y se le puede encontrar en 8 formas (isómeros) llamadas tocotrienoles (4) y tocoferoles (4). De ellas la más eficaz es la comúnmente conocida como α-tocoferol.

La vitamina E actúa como un poderoso antioxidante que ayuda proteger al organismo ante la formación de los subproductos nocivos de las reacciones metabólicas. Entre ellos los llamados radicales libres. Se incorpora a nuestro organismo a partir de la ingesta de varios alimentos y mediante su consumo en forma de suplementos. Su grado de absorción se puede considerar bajo (entre el 20% y el 40% de su ingesta) y depende de la capacidad para digerir y absorber los lípidos de cada organismo en particular.

Estructuras como las enzimas que se forman en el páncreas y la bilis son muy importantes en la absorción de la vitamina E.  Una vez incorporada en el organismo, se va depositando en varios lugares de este como el tejido adiposo, los músculos y el hígado para luego intervenir en diferentes funciones.

La vitamina E se considera estable y no se destruye durante el proceso de cocción de los alimentos. Sin embargo, reacciona destruyéndose en presencia de luz, el oxígeno y las grasas poliinsaturadas.

La importancia de la vitamina E está muy relacionada con sus funciones para nuestro organismo:

Importancia de la vitamina E. Sus funciones.

  • La mayor importancia de la vitamina E funcionalmente hablando, está dada por sus potencialidades como elemento antioxidante (molécula capaz de retardar o prevenir la oxidación de otras moléculas). Evita las reacciones de oxidación durante las que se forman sustancias nocivas para el organismo. Así mismo protege a las células, tejidos y órganos ante la acción de los llamados radicales libres que pueden provocar alteraciones que comprometen su estructura y función. Apoyándose en esta propiedad algunos estudios sugieren que al proteger las membranas celulares del daño que pueden provocar los radicales libres, contribuyen a evitar el desarrollo de enfermedades crónicas como el cáncer
Estimula la cicatrización.
  • Interviene en la formación de fibras elásticas, microfibrillas y colágenas del tejido conectivo. Todo ello acelera los procesos de cicatrización ante traumatismos como heridas y quemaduras.
Previene diversas condiciones médicas.
  • Entre ellas la anemia, el Parkinson. Así mismo brinda protección contra la destrucción de otras vitaminas como la A y la C y de elementos como el selenio y los ácidos grasos.
Favorece el bueno funcionamiento del sistema nervioso.
  • La vitamina E favorece la salud y buen funcionamiento del axón de las neuronas (prolongación del soma neuronal que permite la transmisión de los impulsos nerviosos).
Estimula un funcionamiento correcto del sistema reproductivo.
  • Algunos estudios sugieren que la vitamina E puede ser útil para tratar condiciones como toxemia del embarazo, aborto recurrente, infertilidad, trastornos de la menstruación, algunos síntomas de la menopausia y vaginitis. Sin embargo, debe abundarse más al respecto para que existan resultados concluyentes.
Promueve la salud del sistema inmunológico.
  • Su potencial antioxidante protege al organismo ante las consecuencias del stress oxidativo. Así mismo favorece las acciones de defensa de nuestro cuerpo ante ciertas enfermedades virales. En ambos casos favorece el aumento de las respuestas de las células defensivas del organismo ante los daños recibidos o las posibles infecciones.
Favorece la buena salud del sistema cardiovascular.
  • Protege contra el trombolismo y favorece la circulación sanguínea. De esta forma minimiza el riego de infartos, angina de pecho o condiciones provocadas por una circulación deficiente (calambres, embolias, etc.). Limita la oxidación del llamado colesterol malo (LDL) y evita las consecuencias negativas de este proceso para el sistema cardiovascular. Favorece la formación de glóbulos rojos y la dilatación de los vasos saguíneos.

Lucha contra los efectos del envejecimiento.

  • La importancia de la vitamina E en la lucha contra el envejecimiento esta dado porque nos protege ante la degeneración de tejidos (como la piel) y el daño recibido por las estructuras celulares ante la acción de los radicales libres. Además, se sabe que es una excelente medida preventiva y de retardo ante algunos efectos del envejecimiento como los episodios de pérdida de memoria.

Sentido de la visión.

  • Protege las estructuras celulares de los ojos ante los daños producidos por la acción de los radicales libres y otras condiciones de salud. Se piensa que actúa contra la aparición de enfermedades oculares como las cataratas.

Importancia de la vitamina E. Sus fuentes más comunes.

Por la importancia de la vitamina E para nuestro organismo conocer cuáles son sus fuentes más comunes pude ser un paso importante para mejorar nuestra salud en general. La incorporación de esta vitamina al organismo ocurre de dos formas:

  • A través de la ingestión de ciertos alimentos como: huevos (mayormente en las yemas), aceites vegetales (soja, cacahuate, nueces, girasol, sésamo, oliva, palma y coco), en la margarina, en algunos frutos (avellanas, nueces, almendras) y ciertas plantas como la Scorzonera y otros vegetales de hojas verdes (espinacas, brócoli).
  • Mediante suplementos dietéticos que contengan vitamina E. Siempre ten en cuenta que su consumo debe ser consultado con un médico.
« 1 de 2 »

Avitaminosis de vitamina E.

La carencia de vitamina E en el organismo puede terminar en una forma de avitaminosis, específicamente la que tiene que ver con esta vitamina. Esta afección puede estar relacionada con varios factores, entre ellos:

  • Baja ingesta diaria de alimentos que contienen esta vitamina.
  • Baja tasa de absorción ante las dietas ricas en grasas.
  • Desordenes en el metabolismo de las grasas.

Analizando las consecuencias de este tipo de avitaminosis también podremos comprender mejor la importancia de la vitamina E. Sus bajas concentraciones en el organismo pueden provocar:

  • Trastornos en el sistema nervioso. Entre ellos trastornos neurológicos surgidos a partir de a una mala conducción de los impulsos nerviosos.
  • Dificultad para absorber grasas, metabolizarlas o secretar bilis.
  • Irritabilidad, cansancio o apatía.
  • Retención de líquidos.
  • Anemia, incapacidad o dificultad para concentrarse.
  • Trastornos oculares
  • Sistema inmunológico deprimido.
  • Aceleración del envejecimiento.
  • Cicatrización deficiente.
  • Trastornos circulatorios y accidentes cardiovasculares.
  • Altos niveles de colesterol malo y tensión arterial.

Toxicidad a la vitamina E. Efectos adversos.

Importancia de la vitamina E. ToxicidadConocer los efectos adversos que puede ocasionar su exceso en nuestro organismo también nos ayudará a comprender la importancia de la vitamina E. Esta condición es poco probable, pero puede surgir en determinados casos. Al igual que en el caso de otras vitaminas, su origen, generalmente está dado por el sobreconsumo de ciertos suplementos. Por ello siempre recomendamos consultar con un médico antes de tomarlos.

Ente los efectos secundarios de la toxicidad a la vitamina E se encuentra: malestar en el sistema digestivo (dolor en el área abdominal o diarreas), fatigas, hipertensión, respuestas tardías del sistema inmunológico ante infecciones bacterianas, bajos niveles de vitamina C y bajo nivel de coagulación (tiene efectos anticoagulantes), entre otros.

También te puede interesar:

No se admiten más comentarios